Economía Internacional

Uruguay y Brasil liberarán su comercio, con o a pesar del Mercosur

Alan Abud

Licenciado en Gobierno y Relaciones Internacionales. Editor en Nexofin y minutocanciller.com Instagram: @minutocanciller_

Tras un reciente encuentro entre Bolsonaro y Lacalle Pou, el Mercosur pareciera no seguir de la misma forma, pero ¿de qué manera pretenderá manejar la situación Argentina?

viernes 12 de febrero de 2021 - 1:52 pm

La semana pasada, precisamente el miércoles 3 de febrero, ocurrió un hecho que en los medios y la agenda política de Argentina no se le dio la relevancia que se merecía: en Brasilia se reunieron el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, y su par uruguayo, Luis Lacalle Pou, donde se acordaron avanzar en proyectos de inversión y energía en los que indudablemente Argentina se vería beneficiado. No obstante, uno de los temas centrales de la reunión debe preocupar a la Casa Rosada y es el futuro del Mercosur.

Está claro que los gobiernos de Brasil y Uruguay tienen una visión económica y comercial muy similar y, al mismo tiempo, diametralmente opuesta a la de Argentina. Mientras por un lado se apuesta por una liberalización del comercio y bajos aranceles, del otro van por el proteccionismo y tarifas altas que lo garanticen.

El Mercosur, creado con el objetivo de dinamizar el comercio intrarregional, se ha convertido en una piedra en el zapato para sus miembros. Las restricciones comerciales entre los países que imposibilitan que el Mercosur sea un mercado común y persista en una unión aduanera (nivel de integración inferior) y las restricciones a la firma de tratados comerciales por fuera del bloque quedan evidenciadas cuando la visión comercial los miembros no es la misma.

Un claro ejemplo que incluso puede tomarse como la gota que rebalsó el vaso fue cuando en los primeros meses de la gestión de Fernández, Argentina se negó a avanzar con acuerdos de libre comercio del Mercosur con Canadá, Corea del Sur, Líbano y Singapur, y atinó solamente a continuar con el de la Unión Europea porque ya estaba firmado. Esto le valió que Brasil y Uruguay lo tildaran de rupturista.

Lacalle Pou y Bolsonaro no olvidaron esto y en su reunión de la semana pasada plantearon la necesidad de reformular el Mercosur e incluso propusieron que los países miembros puedan negociar acuerdos comerciales por fuera del bloque, algo que actualmente no se puede por una decisión administrativa que data del 2000 que establece la obligatoriedad de la aprobación de todos los miembros. “Pertenecemos al Mercosur, vamos a cumplir 30 años de esta asociación y como toda asociación hay que reverla y mirarla y el próximo paso en este mundo moderno es el de la flexibilización, para que cada país aun perteneciendo pueda avanzar”, expresó el mandatario uruguayo, clarito.

El acuerdo iniciado hace ya 30 años ha tenido grandes resultados, permitió que el comercio intrarregional se multiplique veinte veces. No obstante, hace ya varios años que esas victorias se desdibujan a raíz de las trabas que representa hoy ese proceso de integración regional. Brasil y Uruguay hacen esta lectura y por eso quieren ir más allá de lo que hoy permite el Mercosur, Argentina no. Cualquier iniciativa que busque liberalizar el comercio será desestimada por el Gobierno argentino sin siquiera evaluar los beneficios de integrarse comercialmente con el mundo.

Lo cierto es que el Mercosur no seguirá de la misma forma, pero ¿de qué manera pretenderá manejar la situación Argentina? Brasil y Uruguay fueron claros e irán hacia una mayor apertura comercial con el bloque regional (lo cual daría mayor peso a la hora de negociar al ser un mercado de más de 250 millones de personas) o por fuera. Casualmente, Alberto Fernández posee la presidencia pro tempore por lo que está en su deber encarar el desafío de reorientar el Mercosur para que se adapte al contexto y a las necesidades actuales de sus países miembros. Tarea nada fácil teniendo en cuenta las diferencias de las posturas, más aún si en julio le cederá su posición a Bolsonaro cuyas intenciones son otras.

COMENTARIOS