Belleza

Qué tener en cuenta a la hora de depilarse la zona íntima

Algunos consejos para evitar infecciones y lesiones en la piel

viernes 12 de febrero de 2021 - 7:20 am

A la hora de depilarse la zona íntima, tanto en mujeres como en hombres, hay que prestar atención al estado de la piel o a su sensibilidad y al efecto barrera que puede suponer el vello púbico.

El vello púbico crea en cierto modo una barrera de protección de los genitales, una zona del cuerpo más sensible. Existe cierto debate respecto a si depilarse podría predisponer a la aparición de ciertas infecciones, pero no hay una posición clara al respecto. Lo que sí importa es cómo se realiza. Lo ideal sería usar métodos que dañen lo mínimo posible la piel, tipo a la depilación láser frente al rasurado, la cera caliente u otros métodos que puedan ser más traumáticos o generar heridas, que eso sí podría predisponer a problemas cutáneos.

Otra opción sería usar cremas depilatorias, que suelen ser menos agresivas, salvo que quien la utilice tenga alergia a algún componente. Importan también los cuidados que se le dé a esa piel recién depilada, ya que está más delicada y hay que tener más cuidado, hidratarla más y tener ciertas precauciones. Al cabo del tiempo, y siempre cuidando la piel, ésta pone en marcha sus mecanismos de defensa y se refuerza.

Pese a este mecanismo, muchas que se han realizado una depilación integral presentan escozor, picores, irritación y hasta fisuras en el periné -la zona que se encuentra entre los genitales y el ano- como consecuencia del roce de la ropa interior, más si usan tanga con frecuencia. Así que, por lógica, cuanta más barrera pongas al roce siempre va a ser más protector.

Una buena opción podría ser una depilación intermedia en la que se retire el vello de la zona de las ingles y el pubis y que mantenga la de los labios y la vulva, en torno a la entrada de la vagina, donde el vello ejerce cierta función de barrera. Depende de cada caso. Si una chica comienza a tener vaginitis, irritaciones, escozores, picores quizá lo mejor sea no una depilación integral sino más reducida y usar ropa interior de algodón, preferiblemente tipo bombachas y que los protectores diarios no sean sintéticos si no más ecológicos.

La contraindicación no se centra en que puedan producirse más infecciones, que también dependen de la inmunidad individual, de la flora de la zona genital y de otras cuestiones. Tanto el vello como los labios preservan el PH y el microambiente que requiere la vagina para mantener un entorno saludable. Sin embargo, esta flora vaginal a veces se desequilibra simplemente por no transpirar, usar determinada ropa muy ceñida e incluso el estrés, igual que la flora intestinal. El vello no es el único factor protector, hay más factores.

En quienes quieran realizarse la depilación integral, ya sean hombres o mujeres, y que tengan un piel especialmente sensible o reactiva conviene aplicar tratamientos tópicos con corticoides o usar jabones antisépticos para prevenir infecciones si son pieles especialmente reactivas tras la depilación. Eso sí, en alopecias areatas, en líquenes planos que pueden afectar también al vello púbico, y en otro tipo de problemas cutáneos sí que habría que tener más precaución. En esos casos a lo mejor no conviene hacer tratamientos agresivos, de tipo estético cosméticos.

En principio cualquier persona sana sin dermatosis podría recurrir a la depilación siempre recordando que hay que usar métodos poco agresivos, cuidar la piel los días posteriores con crema hidratante siempre por la parte externa, usar jabones antisépticos y esperar un poco que la piel se vaya adaptando.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS