Entrevistas

Entrevista a Karina Mazzocco: conducción en TV, el concepto de belleza y la Ley de Impermanencia

Joaquín Vega

Periodista deportivo, Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UADE) y Redactor en Nexofin. #CharlasDeWhatsApp - Ciclo de entrevistas en Instagram y Twitter

En diálogo con Nexofin, la conductora detalló su primer vínculo con el medio, los proyectos para el 2021, recordó su paso por el programa Grandiosas y comentó cómo se lleva con el paso del tiempo

miércoles 3 de febrero de 2021 - 2:31 pm

Con alegría y plenitud, Karina Mazzocco se muestra dichosa de disfrutar de su presente y poder celebrarlo. Se encuentra muy amigada consigo misma, con su figura y, ni hablar, con el tema de la edad.

Comenzó su carrera trabajando como modelo y en publicidad, y hoy es una de las conductoras argentinas de TV más queridas por el público y el ambiente artístico.

La protagonista dio sus primeros en el recordado programa Da2. Luego, la actriz encabezó varios ciclos como Grandiosas, Transformaciones, Todos al diván, Mañaneras y La era de la imagen.

Al detallar sobre su experiencia en el ciclo de América TV, emitido en el año 1998, explica: “Era un programa de vanguardia y revolucionario; una propuesta de inclusión, diversidad y libertad maravillosa”.

Ahora, en plena pandemia, lideró tres programas: Rumbo Norte, por A24, Mujeres en positivo, por canal UCL, y reemplazó en enero pasado a Alejandro Fantino en las tardes de América.

Pero no todo funcionó sobre ruedas durante los últimos meses: Karina se contagió de Covid-19, al igual que su hijo, Malek, y su marido, el empresario y ex corredor de automovilismo Omar El Bacha.

En diálogo con Nexofin, la conductora detalló su primer vínculo con la televisión, los proyectos para el 2021, recordó su paso por el programa Grandiosas y comentó cómo se lleva con el paso del tiempo.

Nexofin (N): ¿Cuál fue tu primer vínculo con la televisión?

Karina Mazzocco (KM): Fue como modelo publicitaria; desde los 18 años. Grabé comerciales para la Argentina y otras partes del mundo (Chile, Colombia, Venezuela y alguno que otro para España).

Luego, pequeñas participaciones en papeles de extra. Los castings para formar parte de un programa. Así llegó el primero con resultado grande que fue ser conductora del programa Da2.

N: Además de la posibilidad de conducir programas y hacer emprendimientos personales, ¿qué otras puertas te abrió el medio que jamás hubieras imaginado?

Formar parte del medio te abre muchas puertas; todo se vuelve un poco más fácil. Tiene una contracara: cuando vivís momentos difíciles o en donde querés guardar tu privacidad (por ejemplo, cuando me separe de mi primer matrimonio)

Tenes que dar explicaciones y notas como si uno debiese algo de ese mundo de beneficios al que accede. Hay que surfear la ola y tener mucha cintura; en mi caso, yo adoro cuidar mi privacidad y la defiendo con uñas y dientes.

N: Tenías un 2020 bastante movido hasta que de repente el coronavirus lo cambió todo, ¿cómo afrontaste anímicamente lo que pasó?

Pasé por todos los estados anímicos. Esta pandemia es una cosa que nunca nos hubiéramos imaginado.

Lo pasamos bien con mi familia; los tres hemos tenido coronavirus pero de forma muy leve. Aprendiendo día a día y teniendo mucha precaución; al formar parte de los medios aprovechando para comunicar un mensaje positivo, optimista y de precaución.

N: ¿Ya tenés nuevos planes para este 2021?

Empecé enero conduciendo el programa de Alejandro Fantino en las tardes de América (anduvo muy bien). Sigo conduciendo mi programa Rumbo Norte en A24 (los viernes a la medianoche); es un programa de turismo y de historias inspiradoras.

Estoy negociando mi continuidad para seguir conduciendo Mujeres en positivo que sale por UCL; todavía no es cerrado. Sigo trabajando con mis marcas; todavía ningún otro contrato firmado para la televisión.

N: ¿Cuál es el ingrediente para lograr la empatía y cercanía que construís con el público?

Hay algo tan simple que es la autenticidad; eso funciona maravillosamente bien. Ser quien soy y no actuar un personaje de alguien que yo verdaderamente no soy.

Ser verdadera y directa. Hay un tema de calidez y de empatía que se logra; en mi caso, parece que lo tengo y está bueno jaja.

N: Transformaciones y Da2 fueron dos ciclos fuertes en la TV, ¿ves un cambio en la sociedad en relación al tratamiento de esos tópicos?

En estos 20 años trabajando en los medios tuve la suerte de hacer programas bisagra como fueron Transformaciones y Da2.

Hay cambios, claro que sí (muy positivos). Da2 era un programa de vanguardia y revolucionario; una propuesta de inclusión, diversidad y libertad maravillosa.

Hace poquito estuvimos celebrando los 10 años de la Ley de Matrimonio Igualitario; en este tiempo pasaron cosas buenas y vivimos en una situación de sociedad más inclusiva.

N: ¿Crees que el concepto de belleza se volvió más subjetivo durante los últimos años, de la mano de los cambios que trajo el feminismo?

Sí, por suerte. De la mano del feminismo y del cambio de siglo es radical. Hace grandes y profundas transformaciones; antes, nuestra sociedad era muy tirana con la belleza, flacura y juventud.

Ahora, está más amplio y más inclusivo. Es mucho más enriquecedor encontrar belleza en todas las cosas.

N: ¿Cómo es la belleza en la madurez?

Hay cosas muy interesantes que pasan. No lo sabía ni me lo imaginaba hasta este presente tan lindo. Hay una palabra que está ligada a una emoción y sensación que es plenitud.

Otra es la aceptación de lo que soy y lo que no soy. Eso me hace vivir con menos tensión; estoy atenta a los momentos de felicidad y disfrute.

Lo mejor de todo lo que está pasando es que no tengo miedo a ser quien soy; ni vergüenza, pudor, temor, nada… esta dicha de poder ser quien soy y aceptarme es maravillosa; debo reconocer que lo empecé a sentirlo en la madurez.

Te puede interesar:

N: ¿Crees que el miedo a envejecer de muchas personas está ligado al temor a la muerte?

Vos sabes que empecé mi camino espiritual tomando mis sesiones y vengo aprendiendo algunas cosas que tiene que ver con la filosofía de vida budista.

Uno de los grandes aprendizajes es entender que todas las personas tenemos un enorme sufrimiento a lo que se llama la Ley de Impermanencia; todos nacemos, envejecemos, enfermamos y morimos.

Con la vejez vienen situaciones muy difíciles (más en nuestra sociedad: lo discrimina y lo aparta). Está muy ligada a la decrepitud y al descarte.

Vengo trabajando mucho en la Ley de Impermanencia para sufrir menos el paso del tiempo. Aceptar para transformar; es imposible que sea de otro modo.

Está bueno aprovechar el paso del tiempo. Conocer nuestros pensamientos y lo que ofrecemos a la humanidad.

N: ¿Grandiosas fue un programa que marcó tu carrera?

Todos los programas marcaron mi camino profesional. Ese fue muy interesante para mí e importante. Forjamos una amistad hermosa con Fanny Mandelbaum y Laura Oliva que continua al día de hoy y que sigue creciendo. Grandiosas marcó mi vida.

N: ¿Cómo convivís con la fama que te trajo tu desempeño laboral?

Me llevo bastante bien; al principio me asustó y contraje durante mucho tiempo. Me refiero a no mostrarme de verdad y abrirme.

Temor a ser quien soy; cosa que ahora gracias a Dios y a mi trabajo de autoconocimiento vengo mejorando.
Es parte de mi vida; hace muchos años que convivo y lo llevo bárbaro.

N: Has hecho cosas diferentes en los medios, ¿qué sería lo próximo que te gustaría realizar fuera de ellos?

La verdad es que tengo muchas ganas de volver a un programa diario en vivo (de lunes a viernes). Si bien tengo programas que tengo grabados, me gusta mucho más la adrenalina del vivo; hasta cuando uno se equivoca, es maravillosa.

Donde se toque todos los temas importantes y se hable de situaciones más livianas (espectáculos, moda y tendencias).

N: Vamos con un pequeño ping-pong, ¿qué cosas te hacen feliz?

Estar con mi marido y mi hijo; abrazados y escucharlos reír. Me hace feliz mi trabajo, tomar una copa de vino con una amiga y charlar de la vida o dormir una siesta escuchando la lluvia. Son muchas las cosas que me hacen feliz.

¿Sabes que hago? Generalmente, estoy muy atenta a esos momentos en donde aparece la sensación de felicidad. A veces se nos escurre y lo dejamos pasar.

N: ¿La mejor virtud?

Conciliadora; cariñosa jaja.

N: ¿Tu mayor defecto?

Suelo no avivar giles jaja. Reconozco que soy un poco desordenada y me cuesta mucho trabajo mantener la continuidad del orden. Hay gente a la que le sale naturalmente y a mí no.

N: ¿A qué momento de tu infancia volverías por unos minutos?

Solamente volvería un rato a cuando mi hijo era bebé; sólo un ratito. No volvería a un momento mío de la niñez.
Ahora que tiene 14 años nos divertimos más e interactuamos más.

N: ¿Una canción que te represente?

Kevin Johansen – Anoche Soñé Contigo. No sé si me representa pero me pone muy bien; habla justamente de soñar despiertos que es una herramienta poderosa para concretar lo que deseamos que es el poder de la visualización.

N: Para cerrar en un concepto, ¿Karina Mazzocco es…?

Soy una practicante eterna jaja. Todo lo conseguimos a fuerza de insistir y ejercitar. Soy una estudiante eterna; es un concepto con el que me siento cómoda. En constante construcción y aggiornamento.

COMENTARIOS