Colombia

Matar a los hijos de Uribe, secuestrar en Argentina e infiltrar protestas en Chile: revelan los planes de Uriel, jefe abatido del ELN

De acuerdo a una publicación de la revista Semana, la baja del guerrillero concluyó con la incautación de varios dispositivos tecnológicos que llegaron a reunir un total de 2 millones de archivos en los que se detallaban los procedimientos a seguir.

domingo 31 de enero de 2021 - 3:03 pm

A tres meses de darse a conocer en Colombia el abatimiento del tercer jefe del frente de Guerra Occidental del Ejército de Liberación Nacional (ELN), Andrés Felipe Vanegas Londoño -conocido con el alias de “Uriel”-, se revelaron los planes criminales que mantenía el guerrillero y que incluían esparcir su accionar por todo el mundo, incluyendo la Argentina.

El domingo 25 de octubre del 2020, el presidente colombiano, Iván Duque, noticiaba a la población de un operativo militar llevado a cabo en la selva del Chocó que tuvo como resultado la baja del jefe Uriel. Los comandos de inteligencia de las Fuerzas Militares y de Policía se encontraron con un arsenal informático que reunía diversos dispositivos tecnológicos en los que la guerrilla almacenó un total de 3,2 teras de información o 2 millones de archivos, en su equivalente.

Los hombres de inteligencia incautaron siete computadores portátiles, 11 discos duros, 24 memorias USB, tres tabletas, 23 teléfonos celulares, equipos de GPS, cámaras fotográficas y radios de telecomunicación. La revista Semana, un medio de la región, logró acceder a varios de los archivos y descubrió a los lectores los planes macabros que pretendía ejecutar Vanegas Londoño.

Uno de ellos tenía como exclusiva finalidad secuestrar o asesinar a los hijos del expresidente Álvaro Uribe Vélez, Tomás y Jerónimo Uribe. Si bien el plan nunca llegó a concretarse por la única cuestión que podía llegar a “escapársele de las manos”, el epicentro de lo que hubiese sido una tragedia y atentado era el municipio de Apía, en Risaralda, lugar que visitaban, según Uriel, con bastante frecuencia los hijos del exsenador.

“En Apía hay un proyecto de hidroeléctrica. Lo curioso es que no se sabe por qué, pero los hijos de Uribe han visitado el lugar en helicóptero. Le dije que obvio nos interesaba. Que necesitábamos más info, si eran accionistas, cada cuánto iban o irían (…) De igual manera, que si tenía alguna masa de confianza donde se pudiera apoyar un comando que pusiéramos en la zona”, les reportaba a sus jefes.

El futuro asesinato, incluso, fue detallado por Uriel con total frivolidad, incluso haciendo alusión a qué tipo de armas utilizaría: “Si no vemos garantías para una retención, pensábamos en ejecución, con explosivos, control remoto, lo que aplique”.

Por otro lado, desde el ELN desarrollaban planes de expansión que consistían en llegar al poder en Ecuador a través del apoyo al candidato presidencial Andrés Arauz Galarza, aliado del exmandatario ecuatoriano Rafael Correa, en las elecciones que se llevarán a cabo dicho país el próximo 7 de febrero. En los reportes, audios y documentos a los que tuvo acceso Semana, no sólo se evidencia un millonario préstamo que le hizo la guerrilla al menos a una campaña sino del vínculo que los unía con Correa.

En ese sentido, el medio colombiano se comunicó con el ex presidente de Ecuador, quien calificó todos estos hallazgos como “patrañas”, afirmando que estaban usando la misma estrategia que cuando él se lanzó a la presidencia, diciendo que había recibido dinero de las Farc.

Al mismo tiempo, y de no ser por el abatimiento del jefe del ELN, el accionar guerrillero hubiese desembarcado en la Argentina con el secuestro de un alto ejecutivo de una multinacional de alimentos de ese país, sobre el que no se reveló su identidad por cuestiones de seguridad. En este caso, “Uriel” ofreció enviar a su personal para empezar la labor de inteligencia para cometer el delito, ganar dinero e impactar la sociedad argentina con la marca ELN. Sin embargo, todo habría quedado en planes.

En los mismos documentos que hace públicos Semana, el exguerrillero mantenía conversaciones con el Movimiento de Izquierda Revolucionaria de Chile y el Frente Patriótico Manuel Rodríguez con el objetivo de expandir sus conexiones en medio de las marchas y protestas que desembocaron en la modificación de la Constitución Política. “Podría llegar incluso hasta la renuncia de Piñera si la rebelión nacional se extiende varios días más”, había manifestado Uriel con el Comando Central.

El medio logró conocer que el Gobierno de Iván Duque llegó a advertirle al presidente de Chile, sobre el llamado plan Hermes, con el que el ELN buscaba hacerse espacio en el país austral.

COMENTARIOS