Belleza

Cómo usar la plancha según tu tipo de cabello

Tips para que el resultado sea más bueno y duradero

lunes 1 de febrero de 2021 - 7:52 am

Las planchas de pelo nos ayudan a moldearlo y que con el transcurrir de los años han ido innovando y creando distintos tipos o modelos. Dependiendo de la forma de las placas de hierro (o del aparato en sí) el cabello tomará una forma u otra al calentarse: totalmente liso, ondulado o rizado.

Para conseguir un moldeado perfecto, lo ideal es lavar el pelo con un shampoo fortificante y aplicarse una mascarilla protectora o para pelo dañado. Aunque cada día las planchas son menos dañinas, si la usamos a diario debemos cuidar doblemente el cabello y protegerlo de un posible daño por el sobrecalentamiento sufrido con las planchas o con el secador.

Cuando nos apliquemos la mascarilla, la dejaremos de entre dos a tres minutos en el pelo para que haga efecto y después enjuagaremos con abundante agua. Cuando hayamos terminado de lavarnos no lo secaremos con el secador de inmediato. Con una toalla lo cubriremos para que se absorba la humedad del mismo.

Si tenés el pelo considerablemente corto sería mejor que lo dejases secar al natural, sobre todo si es verano, así no aplicarás doble calor (con el secador y las planchas). Sin embargo, si tu melena es media o larga deberás secártela con el secador, puesto que la mayoría de planchas se usan con el pelo totalmente seco.

Si tenés una buena plancha no es tan importante cómo te seques, sino que le quites toda la humedad para que esté totalmente seco. Una vez no esté mojado deberás peinarte bien para evitar nudos al pasarte la plancha.

Si tenemos unas de porcelana, de buena calidad, las podemos usar más a menudo que las que son de otros materiales. La recomendación es plancharse todo el pelo un máximo de dos veces por semana. Si te aguanta limpio más de dos o tres días podrías plancharte después de limpiarlo y secarlo y solamente retocar aquellos mechones que han perdido la forma deseada la mañana siguiente. Plancharnos todos los días puede hacer que el pelo pierda brillo y se vuelva más áspero, con riesgo a romperse fácilmente.

Cómo usar la plancha según tu tipo de pelo o peinado

Pelo corto

Si lo tenés corto y liso, podés usar la plancha para darle forma a esos pequeños mechones rebeldes que no se quedan en el sitio deseado.

Cuando tu cabello sea corto pero rizado, podés ayudarte con la plancha para alisar los mechones más largos que deseás que pierdan el rizo y con el secador para esos mechones más cortos peinándolos siempre hacia abajo.

Melena media y larga

Si queremos ponernos gel o laca para fijar el peinado lo deberemos hacer siempre después de usar la plancha, ya que si la pasamos por encima de la zona en la que ya hemos rociado el producto, corremos el riesgo de quemarnos el pelo y estropear las planchas. Para las melenas medias y largas que sean naturalmente lisas nos podemos ayudar de las planchas para crear un liso más intenso o bien rizos y ondas.

Pelo rizado

Para los rizos enrollaremos un mechón entre las planchas (algunas calientan tanto por dentro, donde las placas, que por la parte superior) creando un tirabuzón lo aguantaremos no más de tres segundos. Despacio desenredaremos y tendremos un tirabuzón. Es mejor empezar por la nuca e ir haciendo mechones hacia arriba. Una vez terminado podemos fijar el peinado con laca o peinar los rizos con un peine grande para que se conviertan en ondas.

En cuanto tengamos el peinado deseado aplicaremos un gel fijador para que dure lo máximo posible. Si las planchas no son buenas, probablemente el peinado dure menos que si lo hacemos con unas de mejor calidad.

Finalmente, para aquellas con una melena media o larga de pelo naturalmente rizado pueden usar las planchas para distender el rizo, hacerlo menos pesado creando unas ondas naturales, planchando solo parcialmente su rizo natural como harían al alisárselo.

Cuando te alises el pelo rizado debés realizar el mismo proceso que cuando una se ondula el pelo liso: recogerte la melena y empezar siempre a alisar por la nuca. Procurá no estar en una habitación donde haga mucho calor o humedad, puesto que se te podría deshacer el alisado. Una vez listo podés aplicarte un gel o aceite fijador del pelo liso y antiencrespamiento. Pero, de nuevo, depende de la calidad de tus planchas que el resultado sea más bueno y duradero.

Fuente: Bekia

COMENTARIOS