Seguinos en nuestras redes

Educación

Los docentes de Ute-Ctera no concurrirán a las escuelas en el inicio del ciclo lectivo en la Ciudad

El sindicato ató el regreso a clases al calendario de vacunación contra el coronavirus. Desde la Ciudad adelantaron que descontarán los días a los docentes que no concurran a su lugar de trabajo

Pese al anuncio del Gobierno porteño de fijar el 17 de febrero como fecha para el reinicio de las clases hoy por la mañana los dirigentes de Ute-Ctera adelantaron que no irán a ocupar sus puestos de trabajo.

Así lo confirmó Angélica Graciano, la secretaria general de UTE, el principal sindicato docente en la Ciudad de Buenos Aires. “Si quieren empezar las clases el 17 de febrero, vamos a hacer retención de servicios. No vamos a concurrir al lugar de trabajo”, dijo a El Destape Radio.

La dirigente gremial alega que el país esta atravesando un rebrote de contagios que elimina cualquier posibilidad de un regreso a las aulas el próximo mes: “En el mes de diciembre la situación sanitaria estaba más o menos controlada, pero ahora está muy descontrolada. Mantener una fecha a como dé lugar denota que no tienen un interés en la educación pública”, advirtió.

Con las declaraciones de Graciano, UTE se suma a Ademys, otro gremio docente de la Ciudad de Buenos Aires, quienes ya amenazaron con ir a un a paro de mantenerse la fecha estipulada del regreso a clases. Los otros 15 sindicatos de docentes porteños aun no se han manifestado sobre la su forma de proceder aunque expresaron su descontento.

A contramano de lo manifestado por el ministro de Educacion, Nicolás Trotta, quien aseguró que el regreso a clases no dependerá de la vacunación contra el coronavirus, Graciano si ató el regreso a clases a esta variable: “Si va a haber un plan de vacunas, adaptemos el inicio de clases a la vacunación. Primero se partidizó la vacuna y ahora es la partidización de las escuelas. Es muy arriesgado el planteo que se está haciendo”, señaló.

Más allá de las medidas de fuerza, las clases comenzarán en la Ciudad y la ministra de Educación, Soledad Acuña, adelantó que descontarán los días a los docentes que no concurran a su lugar de trabajo. Los acatamientos a los paros suelen ser dispares. De hecho, el 60% de los maestros porteños no está afiliado a ningún sindicato.

TE PUEDE INTERESAR