Seguinos en nuestras redes

Política

Diputados: analista estima que el kirchnerismo podría lograr mayoría propia con una elección sin sobresaltos

En la Cámara baja se renuevan bancas de 2017, la mejor elección de JxC. Con diez más de las que arriesga, el oficialismo tendrá el quórum.

El 2021 promete ser agitado políticamente. A los desafíos económicos que debe afrontar el gobierno sumado a la gestión de la pandemia y su consecuente calendario de vacunación se agrega que el corriente año es electoral. En el mes de octubre se celebrarán elecciones de medio termino en las que el oficialismo pondrá toda la carne al asador para lograr la mayoría que le permita controlar la Cámara de Diputados. El analista Gabriel Ziblat, sostuvo para Perfil que el gobierno puede alcanzar este objetivo sin sobresaltos: el Frente de Todos lograría una mayoría propia y podría aprobar los proyectos bloqueados hasta el momento por la posición.

Esto se debe a que se renuevan las bancas que se obtuvieron en 2017, en la que fue la mejor elección de Cambiemos, y donde además el kirchnerismo y el massismo fueron separados, dividiendo sus votos. Así, Juntos por el Cambio pondrá en juego 60 bancas y el Frente de Todos apenas 51. Se renuevan 127.

La reforma judicial o la modificación del Ministerio Público Fiscal, son ejemplos de iniciativas que pasaron sin dificultades por el Senado y que no lograron consenso en la Cámara baja.

Desde ambos sectores del arco político son conscientes de la situación y de lo que hay en juego en estas elecciones por lo que ya trabajan a destajo para retener y sumar la mayor cantidad de bancas posibles. Es que con el quórum propio en discusión, cualquier banca en disputa terminará siendo clave. Por eso mismo, también el armado de las listas será motivo de discordias. Para el oficialismo por eventuales acuerdos que pueda hacer con los gobernadores de determinadas provincias y para el oposición por las alianzas que se alcancen con dirigentes que después puedan armar bloques propios.

Según sostiene Ziblat, la oposición prepara una estrategia segmentada por provincia. En Buenos Aires, apuestan a instalar el peligro de una “Cristina eterna” si el oficialismo logra la mayoría en Diputados. En dicho distrito es donde más difícil es hacer proyecciones. No solo porque todavía faltan nueve meses para que la gente decida su voto, con crisis económica y sanitaria todavía mediante, sino porque la oferta electoral puede variar significativamente la distribución de bancas. El sistema D’Hondt (cálculo proporcional para distribuir las bancas) y el piso electoral del 3% puede hacer que un partido menor pase de no ganar ninguna banca a sumar dos. ¿El FIT repetirá el resultado 2017 y se llevará dos bancas? ¿Los liberales podrán crecer o quedarán como un espacio testimonial como en 2019? Juntos por el Cambio hizo una gran elección en 2017 por lo que si no mantiene dichos números es inevitable que pierda bancas cuando se conforme la nueva Cámara.

De los 35 diputados de PBA que terminan su mandato en 2021, 16 son del Frente de Todos y 14 de Juntos por el Cambios (2 del FIT, 1 de Consenso Federal y 2 de otros bloques). En 2017, el kirchnerismo se quedó con 13 (sacó el 36%), pero el massismo (junto a Margarita Stolbizer) sumó otros 4 y el espacio de Randazzo, uno más. En 2019, todo el peronismo unido ganó 19 bancas (52%). En una elección que se avizora polarizada, como la última, y con el Frente de Todos manteniendo la unidad, es de esperar que, como mínimo, el Gobierno conserve los 16 que arriesga.

En el resto del país la oposición tiene menos para perder a partir de lo analizado por Ziblat. En CABA y Santa Fe el oficialismo arriesga 3 bancas y hoy tendría un piso electoral más alto que el de 2017. En Córdoba y Mendoza, solo una. Jujuy, Chaco, Tucumán, Santa Cruz, Salta y Formosa, son provincias donde también podría sumar más diputados de los que tiene que renovar. Con diez bancas más de las que ganó en 2017 confirma la mayoría propia. Un resultado que no sorprendería en el mundo político.

Política General

Zamora, enojado con Alberto y Axel por la derrota en Tigre

El intendente no reconoce su propia responsabilidad en la derrota electoral de las PASO y acusa la misma a un “efecto arrastre” de Nación y Provincia; cerca del jefe comunal no todos comparten este diagnóstico

Luego de una semana agitada para el oficialismo a nivel nacional, en donde un sector del Frente de Todos responsabilizó a Alberto Ferández por la dura derrota en las urnas y se vio una inusitada presión de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, para que se efectuaran cambios en el Gabinete, en las últimas horas se sumó el reclamo por lo bajo de algunos intendentes.

En esta línea se sumó el intendente de Tigre, Julio Zamora, quien no asumió ante sus cercanos la responsabilidad de lo sucedido en las PASO, pese a que su gestión se vio golpeada por múltiples irregularidades, entre otras, actos de nepotismo, denuncias por corrupción, funcionarios con una doble función de empresario/cooperativista y adjudicaciones irregulares a un círculo conocido como “los amigos del Club de Benavidez”.

Nepotismo en Tigre: la red de familiares y amigos de Zamora en el poder

El común denominador en todos estos escándalos es Pedro Heyde, Secretario que hace uso de super poderes en el municipio, amigo del intendente y quien tiene a cargo la Secretaría General de la cual dependen siete secretarías, entre ellas, la de Compras y Contrataciones, y la de Obras y Servicios Públicos lo cual es incompatible.

No es la primera vez en las últimas se semanas que Zamora no acepta correcciones. Así como en las últimas horas se negó a asumir errores propios tras la paliza electoral, en las últimas semanas aseguró que un artículo crítico de su gestión publicado en Infobae respondía a “intereses de la Embajada norteamericana”.

Julio Zamora, otra vez envuelto en escándalos judiciales

“No piensa hacer un mea culpa de sus propios fracasos y los de su gestión”, explicaron cerca del intendente a este medio. “Considera que su gestión es buena y esto es producto del arrastre negativo de Nación”, completó la misma fuente, que pese a estar cerca del Gabinete local, no comparte esta mirada.

Recordemos que la boleta local fue encabezada por Gisela Zamora, esposa del intendente, quien obtuvo el 32,06% de los votos, mientras que Juntos por el Cambio cosechó el 38% entre las dos nóminas que presentó: la del actor Segundo Cernadas, candidato referenciado en Diego Santilli, quien se impuso en la interna al ex diputado nacional Nicolás Massot. Es la primera vez en años que el oficialismo en Tigre no alcanza el 35% de los votos.

En diálogo con la periodista Patricia Chaina, para Página 12, el jefe comunal admitió que “el pronóstico ganador nos llevó a perder votos, nos confiamos”.

Cerca del intendente no se mostraron de acuerdo: “Si te ponés a mirar la gestión local, te encontrás que Zamora tuvo una posición muy dura en la cuarentena, siendo él mismo el denunciante de vecinos que salieron en caravana a expresarse en contra de las medidas de encierro; de eso no se vuelve”.

“Ahora lo único que nos puede salvar es el corte de boleta”, reconoció un integrante de la mesa de campaña de Zamora ante NEXOFIN. Como no podía ser de otra manera, la mesa de campaña es liderada por el todoterreno Pedro Heyde.

Continuar leyendo

Política

Congreso: pidieron la exclusión de Fernanda Vallejos de la Cámara de Diputados

La legisladora kirchnerista había criticado con dureza a Alberto Fernández tras la derrota electoral en las PASO y había admitido que les “hicieron votar” una fórmula perjudicial para los jubilados

Fernanda Vallejos suma un nuevo problema: cuatro diputados nacionales de Juntos por el Cambio presentaron un proyecto para removerla de la Cámara Baja.

El pedido de exclusión de la diputada kirchnerista fue realizado por los diputados Jorge Enríquez, Luis Juez, Cristian Ritondo y Waldo Wolff, quienes consideraron que Vallejos debe ser excluida “por inhabilidad moral sobreviniente en los términos del artículo 66 de la Constitución Nacional”.

Durante los últimos días, la dirigente fue protagonista de los polémicos audios difundidos por la prensa días atrás en los que criticó duramente al presidente, Alberto Fernández, al que llamó “ocupa, enfermo y mequetrefe”.

En el segundo audio, en tanto, admitió: “Este gobierno ya fracasó”. En el comienzo de esa conversación sostuvo: “A ver, ¿qué vamos a hacer? ¿Nos ponemos en pelotas frente a la Casa Rosada y bailamos un malambo a Alberto? A este Gobierno hay que relanzarlo. Ya fue, fracasó. Ya está. Gestionaron la pandemia y ahora hay que dar vuelta la página y empezar un Gobierno nuevo, como ocurriría en un Gobierno de coalición institucionalizada y tenemos que lamentar tal vez el no haber institucionalizado mecanismos claros para dirimir los conflictos que se pudiera generar”.

Continuar leyendo

Política

Un Presidente con más hambre que su pueblo: Alberto volvió a gastar millones en equipar la cocina de Olivos

Desde jugueras hasta los aparatos de cocina más sofisticados, Alberto Fernández mandó a equipar la cocina de Olivos para calmar su ansiedad

El Presidente está preocupado por su apetito. La pandemia, la derrota electoral, la pesada herencia del macrismo son todas las angustias que hacen que Alberto Fernández se tiente con algo dulce. Por eso volvió a gastar millones en equipamiento industrial para que al chef de Olivos no le falte creatividad, y su plato no falte en la mesa.

“Estoy más hace más gordo porque como nos pasa a muchos de nosotros, la angustia de este tiempo la canalizo comiendo dulces”, había dicho el Presidente en el acto de cierre de campaña en Mar del Plata, antes del fatídico domingo que desató la crisis en el Frente de Todos.

Para tapar esa ansiedad, entonces, el primer mandatario compró una veintena de ornamentos que van desde una juguera hasta arrocera para sushi y cocedor de pastas. La lista es larga y la especificidad de los aparatos asombra, mientras el spot del Consejo Federal Argentina Contra el Hambre cierra con la inscripción: “Frente a un contexto difícil, tenemos un Estado presente, con prioridades claras”.

Según pudo acceder El Disenso, las cuentas corren por la Secretaría de Julio Vitobello, que ya estuvo en la función pública durante el segundo período de Cristina Fernández como secretario de Ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción de Argentina (2009–2015).

“Normalmente, como [el presidente] es muy simple en sus gustos, le suelo preparar la típica comida mediterránea italiana. Su pasta preferida son los papardelle a la crema de trufa“, expresó el chef Ariel Paoletti, encargado del paladar presidencial.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR