Salud

Cada cuánto es lo normal ir al baño y cuándo se considera estreñimiento

A qué síntomas prestarle atención

miércoles 13 de enero de 2021 - 7:46 am

El concepto de estreñimiento suele ser relativo, algunos dicen estarlo cuando no van un día al baño y otros pueden pasar tres días así.

Cada persona es diferente, hay quien puede ir tres veces a la semana y otros hasta tres veces al día, por lo tanto, podríamos decir que tu rutina a la hora de evacuar las heces es personal, sin embargo, cuando se sale de los rangos, tanto personales como generales, puede significar un problema.

Diferentes factores pueden influir en ese proceso, por ejemplo, tu ingesta de líquidos para facilitar el eliminar las heces, la actividad física, alimentación, algunas afecciones médicas, medicamentos y la edad. Conforme envejecemos, el intestino se vuelve más lento.

Entonces, podríamos decir que lo normal será lo que te haga sentir bien y vaya de acuerdo a tu rutina de evacuación, pero, sobre todo, que vayas con cierta regularidad, tus heces sean suaves, fáciles de expulsar y no provoquen dolor o incomodidad.

Cada organismo es diferente, podés sentir que estás estreñido si no vas un día al baño, pero en realidad podría no suponer un problema y ser sólo consecuencia de un cambio de hábito o incluso un viaje, sin embargo, hay señales que pueden dejar más claro que realmente tenés un problema de estreñimiento.

Si hay un cambio drástico en tu patrón común o si el color, tamaño y consistencia de tus heces varía, hay que estar atento. Y tener en cuenta síntomas como evacuación insatisfactoria, ya sea por ser infrecuente y/o con un paso difícil.

Algunos síntomas de estreñimiento, serían también: tener menos de tres evacuaciones a la semana, además de que tus heces sean duras, secas o grumosas y tengas la sensación de que la evacuación no fue completa.

Existen diferentes razones por las que aparece, lo más común es que ocurra por un tránsito lento derivado de cambios en la alimentación, actividad e ingesta de líquidos. Sin embargo, existen otros factores que podrían influir como:

– Síndrome del intestino irritable

– Medicamentos o suplementos que ralentizan la evacuación, como los antiácidos con aluminio y calcio, antiespasmódicos, anticonvulsivantes, suplementos de hierro, entre otros.

– Uso excesivo de laxantes

– Trastornos que afectan al cerebro y la columna vertebral, como la enfermedad de Parkinson.

– Lesiones cerebrales o de la médula espinal

– Afecciones que alteran el metabolismo o las hormonas, como la diabetes o el hipotiroidismo

– Enfermedad diverticular

– Retardo en el vaciamiento del colon por trastornos del piso pélvico o cirugía de colon

– Embarazo y envejecimiento, así como los viajes, pueden provocar cambios

Algunas alteraciones pueden ser pasajeras y otras convertirse en un problema, pero lo que nunca debés ignorar, es: sangre en las heces o por el recto, dolor constante en el abdomen, incapacidad para expulsar los gases, vómito, fiebre, dolor en la parte baja de la espalda, pérdida de peso no intencional.

Los cambios en tus evacuaciones podrían relacionarse con una condición mayor, como una obstrucción intestinal u otro problema de salud.

Las principales recomendaciones para tratarlo y prevenirlo son hacer cambios en tu alimentación, como consumir más agua y fibra (entre 25 y 31 gramos al día es el promedio recomendado), hacer actividad física con regularidad y entrenar el intestino. Una de las fórmulas para combatirlo es tratar de evacuar todos los días a la misma hora, generalmente después de las comidas, además de darte tiempo para hacerlo e ir al baño en cuanto sientas la necesidad.

Asimismo, podés consultar con tu médico sobre la posibilidad de cambiar los medicamentos que te causan estreñimiento, por otros que no lo hagan, así como probar con algún suplemento. Sin embargo, en general, los laxantes, en especial los estimulantes, no deben tomarse a la ligera. Además de usarse bajo prescripción médica y en casos donde otras medidas no funcionan, debe hacerse por un tiempo corto para evitar el efecto contrario.

Si buscás un remedio natural, probá con un jugo de papaya, naranja y ciruela pasa, al igual que otras bebidas naturales, pero nunca por muchos días o si no ves mejoras.

Fuente: Salud 180

COMENTARIOS