Sociedad

Detuvieron a una niña de 10 años en Santiago del Estero por no llevar barbijo en la calle

La madre de la pequeña realizó un duro posteo en las redes sociales y denunció que tuvieron a su hija 50 minutos en un calabozo sin avisarle a la familia. El comisario argumentó que solo quiso “asustarla” para que tomara conciencia.

viernes 8 de enero de 2021 - 5:46 pm

Momentos de indignación se viven en Santiago del Estero luego de que se viralizara un repudiable hecho que tiene como víctima a una menor. En las últimas horas, el medio Visión Santiagueña dio a conocer la noticia de que Érika, de tan solo 10 años, fue detenida por circular sin tapabocas en la vía pública.

La insólita situación tuvo lugar en la localidad de Brea Pozo, perteneciente al departamento San Martín. La pequeña había acompañado a su prima al banco y en un descuido olvidó llevar su barbijo para proteger-se de la pandemia de coronavirus que continúa causando estragos en el país.

En el camino, se cruzó con con el jefe de la seccional local, Adrián Argañaraz. El policía aprehendió a la niña y la mantuvo en una comisaría durante 50 minutos hasta que su madre se acercó a retirarla. Al momento de su liberación, Érika fue obligada a firmar un acta.

 

 

Por su parte, Argañaraz intentó justificarse y les dijo a los padres de Érika que solo la quería “asustar, para que tome conciencia”.

El hecho generó conmoción en todo el territorio argentino y se vio reflejado en la publicación que realizó la madre de la menor en las redes sociales: “10 años tiene mi niña, traumada de por vida, firmando su libertad. Ni los oficiales que se encontraban ahí podían creer lo que hacía el jefe, nadie sabía como proceder, nos quería hacer firmar mentiras que él mismo inventaba y con amenazas quiso detener a mi esposo” relató Evangelina Luque, mamá de Erika.

En horas de la tarde, con el asesoramiento de la abogada loretana y concejal de Juntos por el Cambio, Belén Pinto, la familia radicó una denuncia contra el jefe Argañaraz por violencia institucional y abuso de autoridad, interviniendo la fiscal Jesica Lucas, quien inmediatamente tomó medidas para resguardar a la menor y avanzar con el caso.

“Estos abusos no pueden seguir ocurriendo, aquí se ha cometido una doble impericia, violándose primero los derechos humanos, y por otros los de una niña. La mala aplicación de la cuarentena ha desnudado algo que lamentablemente siempre ocurrió, que es el abuso por parte de un sector de las fuerzas policiales que se cree dueño de la vida de las personas” expresó Pinto.

“Denunciaremos a quien tengamos que denunciar y llegaremos hasta las últimas consecuencias para que esto no ocurra nunca más” concluyó la edil.

COMENTARIOS