Coronavirus en Argentina

El enojo de Alberto Fernández porque “le exigen” la vacuna de Pfizer en vez de la rusa

Culpó al laboratorio de EEUU de imponer condiciones “para garantizarse inmunidad ante el eventual fracaso”. En febrero, dijo, que se terminarán de vacunar a 10 millones de argentinos con la Sputnik V

jueves 31 de diciembre de 2020 - 9:50 am

El presidente Alberto Fernández se refirió al inicio de la campaña de vacunación en el país, tras la llegada de las primeras 300 mil dosis de la vacuna rusa y apuntó contra los que “le exigen” la de Pfizer.

Por otra parte, anunció que en enero y febrero llegarán más dosis de la Sputnik V, que permitirán vacunar a un total de 10 millones de argentinos.

“Hay otra vacuna que debe someterse a 70 grados bajo cero, que tiene problemas logísticos de traslado complicadísimos, cuyos hacedores piden tantas condiciones como nadie ha pedido para garantizarse inmunidad ante el eventual fracaso de la vacuna, y esa es la que me exigen que traiga”, reclamó el jefe de Estado en diálogo con Radio 10, en referencia al producto contra el COVID-19 desarrollado por la farmacéutica estadounidense.

Respecto a esto, Fernández informó que “seguirán las negociaciones” con Pfizer, pero reiteró: “No es por mí que no vienen, es por la cantidad de exigencias que me ponen los que la hacen”.

Asimismo, destacó el “trato excepcional” de la Federación Rusa con la Argentina y se mostró enojado con aquellos que critican el producto elaborado por el Centro Gamaleya. “Logramos que entren 300 mil vacunas para inmunizar al personal médico y lo único que escucho es poner en duda la capacidad técnica del producto, que se desarrolló en un instituto que cuenta con varios premios Nobel”, señaló y recordó que en los últimos días AstraZeneca se contactó con este centro de Moscú “para mejorar su vacuna”.

“Esa vacuna que ya llegó a la Argentina, que ya se distribuyó, que pudo mantener la cadena de frío y todos dudan”, sentenció el Presidente, quien considera que la llaman “vacuna rusa” con el fin de desprestigiarla.

COMENTARIOS