Política

Alberto Fernández desplazó al embajador argentino en China, Luis María Kreckler

La decisión fue tomada por el canciller Felipe Solá, con el aval de Casa Rosada, tras la compra fallida de más de 15 millones de vacunas a ese país.

jueves 24 de diciembre de 2020 - 3:38 pm

En vísperas de las celebraciones por la fiesta de Navidad, no todas son buenas noticias para el ámbito político. En las últimas horas, el embajador argentino en China, Luis María Krecler, fue desplazado de su cargo a partir de una decisión tomada por el canciller Felipe Solá, quien contó con el aval de Casa Rosada.

El detonante para el desplazamiento se lleva a cabo luego de que el diplomático fallara en las negociaciones para comprar 15 millones de vacunas al país en el cual reside. Desde el momento en que el hecho se formalice en el Boletín Oficial, Kreckler tendrá 45 días para abandonar Beijing y volar hacia Buenos Aires.

Una de las cuestiones que resonó y generó malestar en el ambiente político fue la licencia que el embajador argentino tomó “por contaminación” (prevista en el artículo 75 del reglamento de la Cancillería) y un supuesto viaje a la exclusiva isla de Hainan.

No me fui a ninguna playa, ni estoy en ninguna playa. Estoy en Beijing adonde pasé la Nochebuena con mi esposa y mi hijita. No se quién dice que me fui a Hainan”, aseguró Luis María Kreckler en diálogo con Infobae tras conocerse la noticia.

Estoy en Beijing a disposición del Gobierno, nadie me pidió que volviera”, dijo Kreckler desde China al mismo medio. Y agregó: “Soy una persona de honor, cumplo con mi palabra, tengo una trayectoria y cumplo con las instrucciones”.

Aislado con su familia en Beijing, Kreckler intentó relativizar la crisis diplomática: “No entiendo por qué dicen cosas que no son ciertas”. Y agregó que viene llevando adelante las negociaciones por la vacuna desde agosto con las autoridades del Ministerio de Salud “y con conocimiento pleno y por escrito a la Cancillería”.

El propio Felipe Solá fue quien emitió la orden de desplazamiento. Si bien el canciller no mantenía una buena relación con el diplomático, el contexto actual jugó a favor de su decisión al mismo tiempo que contó con la autorización del Presidente y el visto bueno de Cristina Fernández.

COMENTARIOS