Psicología

Cómo manifiesta tu cuerpo que sufrís ansiedad

A qué síntomas debés estar atento

lunes 28 de diciembre de 2020 - 7:38 am

Si perdés el sueño, te ponés nervioso con frecuencia, notás tus músculos en tensión o sufrís sudoraciones, estás viviendo un cuadro de ansiedad que, si lo sufrís con frecuencia o de manera muy intensa, debe ser tratado por un especialista para que te ayude a superarla.

Hay síntomas con los que el cuerpo avisa que estamos padeciendo una situación de ansiedad tales como respiración agitada, problemas digestivos, dolor corporal, entre otras. La sensación de ansiedad o pánico puede llegar a interferir en nuestras actividades diarias y son en ocasiones difíciles de controlar.

Existen otras situaciones que también indican que estamos en un momento de la vida en el que nuestros nervios están sufriendo más de los que pensamos y que son importantes analizar para acudir al médico. Entre los principales signos están:

Frecuencia cardiaca: puede ser que sientas que tus palpitaciones van más aceleradas de lo habitual.

– Estómago: aquellos que sufren ansiedad tienen problemas de indigestión y náuseas. Tras las comidas la sensación de ansiedad se agudiza en la zona del estómago. Además, suelen darse casos de diarrea y estreñimiento.

– Escalofríos y sudoración: estas sensaciones son habituales en estas situaciones, así como los temblores.

– Falta de aire: dificultad para respirar en algunos momentos o sensación de falta de aire

– Dolor muscular: dado que la ansiedad afecta al sistema nervioso, este acaba afectando a los músculos del cuerpo.

– Cansancio, falta de concentración o sensación de peligro son también algunos de los síntomas.

Existen varios tipos de trastornos de ansiedad que pueden deberse a pánico o miedo a ciertos lugares o situaciones, trastorno de ansiedad debido a una enfermedad, trastorno por una separación, mutismo selectivo, entre otros.

Para algunos, la ansiedad puede estar relacionada con un problema de salud oculto como problemas cardiacos, diabetes, tiroides o trastornos respiratorios como EPOC o asma, entre otros. También puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos e incluso los rasgos heredados también pueden ser un factor. Entre los principales que pueden incrementar los riesgos de padecer ansiedad están:

– Trauma: padecer una situación traumática puede manifestar trastornos de ansiedad.

– Enfermedad: tener un problema de salud o una enfermedad grave puede causar gran preocupación.

– Estrés: un hecho importante o una acumulación de situaciones estresantes pueden desencadenar en un cuadro de ansiedad.

Además, quienes sufran trastornos mentales también puede padecer a menudo un trastorno de ansiedad. Una alimentación saludable, practicar ejercicio y mantener la mente activa son tres formas de evitarla.

Fuente: 65 y más

COMENTARIOS