Mundo Insólito

Se paró sobre su moto para festejar antes de tiempo y le ganaron la carrera

André Veríssimo, monarca de la categoría Evo del Campeonato de superbikes en Brasil, protagonizó un insólito momento en Goiania

martes 22 de diciembre de 2020 - 9:33 pm

Una de las frases célebres de Juan Manuel Fangio es “las carreras se terminan cuando se baja la bandera de cuadros”, pero el piloto brasileño André Veríssimo no parece haber leído las máximas del Quíntuple campeón mundial de Fórmula 1.

Durante la octava y última fecha del Superbike de su país, disputada en el Autódromo de Goiania, festejó antes de tiempo y perdió la victoria en la categoría Evolution.

Verissimo, del equipo Paulinho Superbikes, hizo una gran carrera en la que partió desde la pole position. Controló las acciones desde la punta de la carrera. Tal vez la tranquilidad que tuvo en las diez vueltas y la diferencia que le sacó a sus seguidores, lo llevó a que se relajara. Era un triunfo para terminar la temporada de la mejor forma y rubricarla con otro éxito.

Sin embargo, en el último giro ingresó en la recta principal, levantó la velocidad, se paró sobre su moto y levantó sus brazos. No se percató que sus rivales se le acercaron de tal forma que cuando se dio cuenta ya era tarde. Osvaldo “Duende” (Team Duende) y Marcelo Skaf (Racer X) lo superaron y Verissimo al menos pudo completar el podio a puro Kawasaki ZX 10R.

 

El Superbike brasileño tiene categorías y en la Evolution corren las CBR 1000RR de Honda, BMW S1000R, ZX-10R, Yamaha R1, Ducati Panigale. Pueden correr competidores desde los 15 años y tiene un costo anual de inscripción de 15.000 reales. Son motos de calle preparadas para correr, a diferencia de los prototipos que compiten en el Campeonato Mundial de Velocidad donde está la categoría reina, el MotoGP.

Una cosa es perder una carrera en el epílogo por algún problema técnico en el vehículo y otra por alardear antes de tiempo.

Las imágenes del insólito final se viralizaron y Verissimo se hizo conocido en todo el planeta. Más allá del papelón y de quedarse sin la victoria, el motociclista brasileño se llevó el campeonato de su divisional donde sumó un total de 150 puntos, contra 134 de Bruno Corano. Lo más importante, es que aprendió una de las máximas de Fangio y nunca más volverá a descorchar antes de tiempo.

COMENTARIOS