Economía

Morgan Stanley alerta por inflación reprimida en Argentina: la tasa real ronda el 147%

El número surge del valor que tendría la inflación si mañana se descongelaran las tarifas que el Gobierno tiene bajo su control

lunes 21 de diciembre de 2020 - 7:00 pm

Steve H. Hanke, economista estadounidense y lobista de la dolarización de los países, lanzó este lunes una serie de tuits donde calcula qué sucedería su mañana el presidente Alberto Fernández decide descongelar absolutamente todo: la inflación se dispararía a un impactante 147%.

Morgan Stanley se sumó a esta preocupación en un mes en que la demanda de dinero está cayendo al tiempo que se pagan los aguinaldos en medio de un fuerte cepo cambiario. De todas maneras, con la economía liberada de la cuarentena, la demanda de dinero registra una fuerte caída, según advirtió el economista Martín Redrado, expresidente del Banco Central:

Si se descongelaran de golpe los principales precios de la economía, como tarifas, combustibles o el dólar, el piso de la inflación sería del 100% y podría alcanzar el 147%.

En este marco, Morgan Stanley informó en su comunicado que “nuestra mayor preocupación es la inflación reprimida, ya que la monetización del déficit se mantendrá, aunque a menor escala- y también esperamos que la demanda de la moneda local se mantenga débil en medio de tasas reales negativas tasas y una amplia brecha cambiaria”.

El banco estadounidense, que acaba de comprar el operador alemán de fibra óptica Tele Columbus por 414 millones de euros, alertó además por el fenómeno La Niña, que genera sequía en los campos y que podría extenderse hasta el primer trimestre de 2021, generando una caída de hasta 7.000 millones de dólares de ingresos de exportaciones, en un escenario extremo y con el precio de la soja en torno de 435 dólares.

Según el informe al que accedió Road Show, Morgan Stanley consideró además que “un tipo de cambio competitivo para impulsar las exportaciones debe ir de la mano de la eliminación de los controles de capital e importación, lo que genera un entorno más propicio para la inversión y crecimiento”.

El Economista graficó: “La situación argentina es tan compleja y con resultados finales tan desconocidos que la semana pasada hubo una reacción completamente diferente entre lo que sucedió con los títulos públicos y los papeles privados. Amparados en los precios de los granos, algunos piensan que los bonos argentinos ya tienen precio de default, y la soja les puede permitir un rebote de vuelo probablemente corto, mientras que como el gobierno presiona con más impuestos, las acciones argentinas volvieron a sumergirse.

De hecho, la semana pasada los bonos argentinos subieron 3,3% y ese aumento permitió que el riesgo país retrocediera de 1.394 a 1.365 puntos básicos”.

COMENTARIOS