Salud

Cómo evitar los síntomas del ojo seco

Qué lo produce y de qué forma podemos controlarlo

miércoles 30 de diciembre de 2020 - 7:35 am

Los síntomas del ojo seco se pueden hacer más patentes por el uso de pantallas digitales. Lo normal es parpadear cada 5 segundos, sin embargo, al fijar la mirada en una pantalla parpadeás cinco veces menos. Como consecuencia, la lágrima se evapora más rápido, dando lugar a la sequedad ocular.

El ojo seco se produce por una insuficiente producción de lágrima, por una mala calidad de la misma o por la combinación de ambas cosas. Entre las causas que pueden ocasionar los síntomas se encuentran:

– Uso de pantallas digitales.

– Algunos medicamentos.

– Uso de lentes de contacto.

– Empleo de colirios con conservantes.

– Cambios hormonales como los que suceden en el embarazo o la menopausia.

– Envejecimiento.

– Factores ambientales: contaminación, calefacción o viento.

– Alimentación desequilibrada o falta de vitaminas.

– Estrés.

– Si usás lentes de contacto, debés saber que se hidratan de tu lágrima y disminuyen la sensibilidad ocular afectando al reflejo de producción de lágrima. Además, los conservantes de productos para lentillas y lágrimas artificiales agravan la sequedad.

El uso de las pantallas digitales puede producir:

– Fatiga ocular

– Sensibilidad a la luz de la pantalla

– Irritación

– Enrojecimiento

– Visión borrosa

En el caso de que uses lentes de contacto puede aparecer irritación ocular, sensación de picor y escozor, disminución de la visión, ojo rojo e incluso dolor. No obstante esto, también se presentan, a veces, otros síntomas del ojo seco como la sensación de arenilla y pesadez de párpados.

¿Cómo evitar los síntomas del ojo seco por el uso de pantallas?

Algunos de los consejos para evitar o frenar la aparición de los síntomas del ojo seco por el uso de pantallas digitales son:

– Mantené una iluminación óptima del lugar de trabajo: una buena forma de hacerlo es ajustar la calidad y el brillo de la pantalla.

– Usá pantallas de buena calidad o filtros que eviten los reflejos.

– Intentá disminuir el tiempo de exposición a las pantallas haciendo descansos de forma periódica.

– Forzá el parpadeo con regularidad.

– Realizá ejercicios oculares: mira cerca-lejos, izquierda-derecha o círculos.

– Adoptá una postura adecuada frente a la pantalla y mantené el ángulo de visualización adecuado. Hacé pausas cada 20 minutos para descansar la vista.

– Usá lágrimas artificiales que proporcionen alivio y una buena hidratación.

– En el caso de que uses de lentes de contacto, es importante la higiene ocular y cuidar su limpieza y mantenimiento. Una buena higiene en la manipulación de las lentes de contacto ayuda a prevenir conjuntivitis y otras infecciones.

– Lavate las manos antes y después de manipularlas. Tampoco abusar del tiempo de uso ni dormir con ellas puestas. Además, es recomendable limpiar los párpados regularmente con toallitas sin conservantes ni fosfatos.

– Usá lágrimas artificiales de baja viscosidad sin conservantes, que sean adecuadas para su empleo con lentes de contacto. Cuando estés en situaciones climatológicas adversas utsá gafas de sol para proteger tus ojos.

– Es conveniente que evites los ambientes con humo, polvo o productos químicos, así como el uso de productos destinados a blanquear los ojos. Para combatir la sequedad ambiental podés usar humidificadores.

El ojo seco es una enfermedad crónica que se puede controlar. Una de las soluciones es el uso de gotas humectantes. Otra recomendación es que tu farmacéutico o médico te asesoren sobre los medicamentos que pueden producir sequedad ocular como efecto adverso.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS