Salud

Dedicale unos minutos a estos automasajes beneficios para tu cuerpo

Técnicas para poner en práctica y mejorar tu pelo, rostro y organismo en general

viernes 25 de diciembre de 2020 - 7:11 am

La falta de movilidad, la ansiedad y una alimentación desequilibrada son factores que hacen que se paralice el sistema linfático, acumulando líquidos y toxinas y produciendo inflamación corporal. Es por eso que, además de adoptar un estilo de vida saludable, en estos momentos resulte fundamental apoyarnos en la cosmética y reforzar los cuidados corporales y el automasaje en casa.

Pero también el rostro es muy importante y nada como aplicar tus cremas de tratamiento, sérums y aceites faciales, entre otros, con un pequeño ritual de masaje a diario para además de mantener tu piel más luminosa y oxigenada, tenerla más descongestionada y descansada. Y no olvidar el cuello. A continuación, algunos automasajes para poner en práctica.

Adiós cara hinchada en 30 segundos, dos gestos y aceite facial

Dos trucos para deshinchar las facciones en menos de un minuto y, además, conseguir una piel radiante y luminosa. Calentá el aceite facial en la palma de las manos para extenderlo mejor y presioná con las dos manos extendidas 5 segundos sobre la frente -con las palmas en horizontal- y 5 segundos sobre las mejillas con las palmas en diagonal. Colocá las puntas de los dedos sobre la línea de la mandíbula, deslizalos hasta la altura de las mejillas y ejercé presión durante 3 segundos. A continuación, repetí el mismo gesto, pero partiendo de la línea de las cejas y ejerciendo la presión bajo el nacimiento del pelo y las sienes.

Yoga facial

Una buena rutina de yoga facial es perfecta para tratar la papada. Probá a agarrar con una mano abierta la mandíbula, manteniendo el dedo pulgar y el dedo índice estirados. Aplicá tensión mientras hacés fuerza con la mandíbula avanzando ligeramente la barbilla hacia delante. No presiones con demasiada energía para evitar molestias en las cervicales. Por otro lado, la higiene postural es clave. Una postura incorrecta frente a la computadora afecta de manera especial a papada, cuello y escote.

Complementá este ritual de automasaje por la noche con mascarillas con colágeno para tensar, y cafeína para reducir la grasa. Actúan como un parche consiguiendo el efecto tensor.

Automasajes faciales en menos de 5 minutos para hacer a diario en casa

Para definir tu óvalo facial con un automasaje fácil y efectivo, empezá en el centro del rostro colocando el dedo pulgar por debajo del hueso de la mandíbula, y con movimientos circulares, ir haciendo el recorrido del óvalo facial hacia la parte trasera de la oreja. Repetir desde el centro hacia la otra oreja. Y para tonificar el mentón, tensá primero la lengua contra el paladar empujando la parte media y alta de la lengua contra el paladar con fuerza y manteniendo la boca un poco abierta. A continuación, con la ayuda de los puños, proporcionar resistencia al músculo de debajo de la mandíbula, y mantener la presión durante 5 segundos, repitiendo 3 veces.

Para alisar tus rasgos, mirá hacia arriba con la piel tersa, masajeá de arriba hacia abajo hasta llegar a la parte de las clavículas y repetí 10 veces. De este modo alisarás las arrugas del cuello y barrerás las toxinas para favorecer su eliminación.

Automasaje corporal drenante

Lo mejor es acompañarlo con un gel anticelulítico o con un gel osmótico desinfiltrante, de hecho, podés aplicártelo antes de hacer tu rutina de ejercicios.

Aplicar tu crema anticelulítica, aceite anticelulítico o gel osmótico desinfiltrante por piernas, abdomen y brazos; y, a continuación, efectuar las siguientes maniobras:

-Piernas: comenzá masajeando en círculos los maléolos (huesos que sobresalen en la parte del tobillo) para, posteriormente, realizar arrastres ascendentes desde el tobillo a rodilla. En la zona de detrás de la rodilla realizá dos presiones fijas. Continuá con movimientos ascendentes externos e internos hacia la zona de las ingles. Finalmente, subí tu pierna a una silla para poder masajear, de manera ascendente, el muslo por la parte de atrás, terminando en los glúteos y masajeando en esta zona, hacia afuera.

-Abdomen: trazá imaginariamente un triángulo en el abdomen, representando los distintos segmentos del colon: ascendente – transverso – descendente. Masajeá en sentido a las agujas del reloj y si existe zona de acumulación de grasa, realiza un “pellizqueo”. En el área de los flancos o caderas (zona de retención de líquidos) primero pellizcá la zona y termina con un masaje circular.

-Brazos: con el brazo levantado por encima de la cabeza: masajeá de codo hacia axila y también de codo a hombro. Masajeá de manera ascendente hacia tus axilas, sin olvidar trabajar también la zona que queda al lado del pecho, cerca de la axila.

Automasaje para pelo y cuero cabelludo

Esta técnica es perfecta para realizar de dos a tres veces por semana antes de lavarte el pelo por ejemplo. Lo mejor es que activa la microcirculación consiguiendo que la sangre transporte mejor los nutrientes necesarios hasta los folículos pilosos. Es relajante y proporciona una sensación de bienestar instantáneo, lo que también te ayudará a dormir mejor y conseguir un pelo más fuerte y brillante.

1. Poné los codos sobre la mesa, incliná la cabeza y colocá una mano a cada lado, con los dedos separados. Esta posición favorece el flujo sanguíneo hacia el cuero cabelludo, para una mejor irrigación.

2. Masajeá el cuero cabelludo durante 5 minutos con la yema de los dedos y mové la piel realizando pequeños movimientos circulares. Si lo deseás, aplicá un aceite capilar raya a raya sobre tu cuero cabelludo seco y masajeá durante 5 minutos para fortalecer, descongestionar y calmar.

3. Comenzá por la nuca y ve subiendo hacia la parte superior de la cabeza.

4. A continuación lavate el pelo como de costumbre.

Masaje de cuello o seis movimientos para destensarlo

El cuello carece de soporte óseo que lo sostenga y presenta una piel mucho más fina porque tiene menos glándulas sebáceas, poco tejido adiposo y menor densidad de las fibras conjuntivas. Eso quiere decir que acusa más la pérdida de elasticidad y firmeza de la piel, con la consecuente aparición de doble mentón, papada y arrugas.

Calentá el tejido con ligeras presiones: De esta manera se aumenta la receptividad de la piel. Para ello, realizar ligeras presiones a lo largo del cuello, con las palmas de las manos desde el ángulo mandibular hacia el escote. Empezá por el lado izquierdo, repetí en el centro, y acabá en el lado derecho.

Drenaje linfático: Una buena circulación es fundamental para que no se acumulen líquidos y sustancias de deshecho en rostro y cuello. Comenzá masajeando detrás de tus orejas con los dedos índice, corazón y anular suavemente y en movimientos circulares durante 20 segundos Después, realizar movimientos descendentes con las palmas de las manos desde detrás de las orejas hacia los ganglios claviculares en tres repeticiones. Por último masajeá desde la nuca donde se suelen acumular más tensiones hacia delante repitiendo el movimiento.

Después calentá la crema y aplicala con suaves movimientos de remonte alternando una y otra mano y recorriendo el cuello de uno a otro extremo.

Fuente: Telva

COMENTARIOS