Economía

Argentina, una de las últimas en el principal ranking global de competitividad

La Argentina tampoco apareció bien posicionada en la tabla del WEF referida a las tendencias internacionales de apertura de la economía, que, en términos globales, se restringió este año por la pandemia

miércoles 16 de diciembre de 2020 - 8:53 pm

La Argentina quedó en el puesto 36 (sobre 41) un ranking internacional realizado por el Word Economic Forum (WEF) sobre cómo están preparados los países para enfrentar los desafíos económicos para competir y crecer.

Nuestro país recibió un puntaje de 49 sobre 100, y quedó arriba solo de Turquía (45,2), México (46,9), Grecia (47,2) Hungría (48,1) y Polonia con 48,8. Del otro lado, primero quedaron Finlandia con 69,9, Suecia con 68,5, Dinamarca con 66,5, Holanda con 66,3 y China con 65,5. En tanto, Estados Unidos apareció en el puesto 17, Japón en el 19, España en el 25, Chile en el 29 y Brasil en el 31.

Se trata de una edición especial del ranking de competitividad del WEF, que organiza el Foro de Davos; dada la situación de pandemia, no es la tabla habitual que se conoce en forma anual con un índice general, sino la medición de 11 factores que se toman en cuenta para evaluar la capacidad de transformación de las economías luego del COVID-19:

1. Garantizar que las instituciones públicas incorporen principios de gobernanza sólidos y una visión a largo plazo y generen confianza al servir a sus ciudadanos.

2. Actualizar la infraestructura para acelerar la transición energética y ampliar el acceso a la electricidad y las TIC.

3. Incorporar un sistema tributario más progresivo, repensando cómo se gravan las corporaciones, la riqueza y el trabajo, a nivel nacional y en un marco cooperativo internacional.

4. Actualizar los planes de estudios educativos y ampliar la inversión en las habilidades necesarias para los mercados del futuro relacionados con el conocimiento y las habilidades digitales.

5. Repensar las leyes laborales y la protección social para la nueva economía y las nuevas necesidades de la mano de obra.

6. Ampliar la infraestructura, el acceso y la innovación del cuidado de personas mayores, el cuidado de niños y la salud en beneficio de las personas y la economía.

7. Incrementar los incentivos para dirigir los recursos financieros hacia inversiones a largo plazo, fortalecer la estabilidad y expandir la inclusión.

8. Repensar los marcos de competencia y antimonopolio, necesarios en la denominada Cuarta Revolución Industrial, asegurando el acceso al mercado, tanto a nivel local como internacional.

9. Facilitar la creación de mercados modernos relacionados con las nuevas tecnologías, especialmente en áreas que requieren colaboración público-privada.

10. Incentivar y ampliar las inversiones de los pacientes en investigación, innovación e invención que puedan crear nuevos mercados modernos.

11. Incentivar a las empresas para que adopten la diversidad, la equidad y la inclusión para mejorar la creatividad.

El país ocupó el último lugar en dos rubros: “Aumentar los incentivos para dirigir recursos financieros para inversiones a largo plazo, fortalecer la estabilidad y ampliar la inclusión” y “Facilitar la creación de ‘Los mercados del mañana’, especialmente en áreas que requieren que los sectores público y privado colaboren”.

También quedó muy mal colocada en la cuestión de “Asegurar que las instituciones públicas integran un gobierno fuerte; construir un sistema de largo plazo y establecer la confianza en función de cumplir con las necesidades de sus ciudadanos”. En este sentido, sobre los 41 países relevados, solo superó a Rusia, México y Brasil; en la otra punta se ubican Finlandia, Suiza, Nueva Zelanda, Dinamarca y Holanda.

COMENTARIOS