Cámara de Senadores

Aborto: un pastor evangélico y especialista en neurociencia asegura que la madre puede amar aún en casos de violacion

Se trata de Gabriel Flores Cianci, quién dio su postura en el plenario del Senado sobre la legalización del aborto

miércoles 16 de diciembre de 2020 - 4:58 pm

En el día de hoy el Senado lleva adelante la última jornada de debate en el Senado sobre el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo que ya cuenta con media sanción de la cámara de Diputados. Uno de los expositores fue Gabriel Flores Ciani, médico terapista, especialista en neurociencia, teólogo y pastor evangélico, quien realizó un polémico discurso al referirse a los embarazos producto de una violación.

“Todos conocemos que cuando se une el espermatozoide con el óvulo, en ese momento se produce la vida y se produce una nueva célula, el cigoto, que ya envía señales al cerebro de la mama y sus neuronas registran que hay una nueva vida, produciéndose un entrelazamiento entre la madre y el embrión”, relató Flores Ciani, quien resaltó que “esa madre va a llevar por toda su vida, el recuerdo, la sensación de que existió esa vida por nacer en su vientre”.

De acuerdo a su planteo, “el embrión tiene neuronas en la quinta semana de embarazo, hay sistema nervioso central y desde allí el embrión guarda sensaciones, no emociones, recién el cerebro humano puede sintetizar emociones tres semanas después de haber nacido y hay sensaciones que ya está elaborando el bebé”.

En ese contexto, juzgó que “no hay una diferencia desde la neurociencia de un aborto legal o uno ilegal, las consecuencias a nivel psicológico se va a ver dañada de la misma manera, no es solo la consecuencia de una muerte clandestina, puede ser también en un hospital público y es prácticamente la misma situación”.

La polémica se instaló al cuestionar cuando “muchas veces se dice que cuando nace el recién nacido la mamá va a quedar esclavizada, torturada por haber dado a luz a ese niño, de ninguna manera. En el momento en el que le entregan el recién nacido en los brazos de la mamá, cuando huele la cabecita del recién nacido, a través de las feromonas que registra la mamá, por el olfato va a producir una liberación de occitocina que es un neurotransmisor del cerebro de la mama que se va a preparar para amar a su recién nacido“.

Fue allí que Flores Ciani aclaró que esta situación se produce “más allá de que haya tenido una violación o un embarazo no deseado, la psiquis de la mamá está preparada para amar, esto es biológico“.

COMENTARIOS