Mercosur

Alberto Fernández asumió la presidencia Pro témpore del Mercosur: el acuerdo con la UE y la incorporación de Bolivia como principales objetivos

El traspaso entre el uruguayo Luis Lacalle Pou y Alberto Fernández se hizo durante la cumbre virtual de presidentes.

miércoles 16 de diciembre de 2020 - 11:06 am

Hoy miércoles, a las 11 de la mañana, se celebró una nueva Cumbre de Presidentes de los Estados Partes del Mercosur y Estados Asociados, en la que el presidente argentino, Alberto Fernández se hizo cargo de la presidencia del Mercosur por los próximos seis meses. Su par uruguayo, Luis Lacalle Pou, es quien detentaba ese cargo actualmente y quien se lo cedió a Fernández.

La presidencia pro témpore del Mercado Común del Sur (Mercosur) estará a cargo de la Argentina hasta el 30 de junio de 2021.

En su discurso de asunción, Alberto Fernández resaltó la necesidad de alcanzar en los próximos meses un “eco Mercosur, bajo en carbono y sustentable. Debemos cuidar los bosques, las reservas de agua, el litio, el hidrógeno”. Hubo reiteradas menciones a la “sustentabilidad” y pidió acciones para “recuperar las economías” tras superar una de las peores etapas de la pandemia de Covid 19 ¿una señal para la UE que busca un compromiso certero del Mercosur con el medio ambiente?

Por último hizo en hincapié en la crisis económica global a raíz de la pandemia del coronavirus y señaló “que nadie se salva solo” y que se necesita “más y mejor Mercosur”. Por último sostuvo que “no hay integración regional exitosa con una integración social fracasada, y no hay una economía regional robusta con una economía interna desnutrida”.

Alberto Fernández estará a cargo del Mercosur con desafíos por delante:

Haciendo foco en el aspecto comercial, el mandatario argentino asume la presidencia con el objetivo de restablecer el flujo comercial dentro del mercado común, debilitado por la pandemia, y de cerrar el acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE). Para lograr esto último el presidente Fernández debe sobreponerse a dos grandes obstáculos: por un lado, destrabar las negociaciones con una UE reacia a firmar un acuerdo comercial con Brasil a la que acusan de promover una desforestación del Amazonas y de incumplir el Tratado de París (medioambiental).

Por el otro, el presidente argentino debe sobreponerse a su propio discurso y políticas comerciales. Es sabido que con la llegada del Frente de Todos al poder el país ha adoptado una política comercial altamente proteccionista. El gobierno desestimó firmar cualquier nuevo acuerdo de libre comercio mientras sus socios lo hacían con Canadá, Líbano, Corea del Sur y Singapur. En 2019, Fernández había dado su opinión sobre el acuerdo con la UE “un acuerdo así no genera nada para festejar sino muchos motivos para preocuparnos”.

En cuanto al aspecto político, durante los próximos seis meses encarará también el desafió de lograr incorporar a Bolivia como miembro pleno del Mercosur. “Debemos fortalecer el bloque con la incorporación plena de otros Estados, como el Estado Plurinacional de Bolivia. Es un deseo especial de la Argentina que supongo que será compartido por los socios”, recalcó en su discurso el canciller, Felipe Solá en la LVII Reunión del Consejo del Mercado Común (CMC) de los Estados Partes del Mercosur y Asociados. El ingreso está trabado en el senado brasileño.

La confirmación de Bolivia como miembro pleno es necesaria para el gobierno de Fernández ya que precisa un aliado dentro del bloque para que sus posturas tengan mayor peso. Actualmente Brasil, Uruguay y Paraguay comparten una linea ideológica política y comercial que debilita la posición de Argentina. La llegada de Bolivia con el MAS (partido político de Evo Morales) en el poder implicaría un reequilibrio dentro del Mercosur.

A nivel geopolítico su ingreso es altamente estratégico: tal como lo fue en su momento la entrada de Venezuela (actualmente suspendida), un país con las mayores reservas de petroleo del mundo, trasformar a Bolivia en un miembro pleno implica incorporar a un estado con las mayores reservas de litio, un recurso de mucha demanda a nivel industrial que puede darle una mejor posición de poder a la hora de negociar con otros estados o bloques.

COMENTARIOS