Seguinos en nuestras redes

Cultura

Lenguaje inclusivo: la RAE consideró que el uso de la “E” es innecesario

Así lo hizo saber la institución ante la consulta de una usuaria en twitter. Sin embargo, la postura puede cambiar en el futuro

A través de la popular cuenta de Twitter @RAEinforma, donde recibe y responde en tiempo real las dudas con respecto al uso del español en todo el mundo. Recibió una consulta respecto al uso de la E en el lenguaje inclusivo: “¿Decir chiques o todes a cambio de chicos y todas es un idiotismo?”, consulto una usuaria.

Ante la consulta que muchos hispanohablantes tendrán este momento, la institución fue contundente: “El uso de la letra ‘e’ como supuesta marca de género inclusivo es ajeno a la morfología del español, además de innecesario, pues el masculino gramatical (’chicos’) ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de género”.

La respuesta de la RAE no implica que el lenguaje inclusivo no pueda pasar a formar parte del español. Desde la institución han explicado en más de una oportunidad que el ingreso de una nueva nominación o palabra al diccionario, por ejemplo, depende de un proceso social de uso, en el que desde el espacio observan y suman de ser necesario, según constata Infobae.

En esta linea Santiago Muñoz Machado, director de la RAE en noviembre pasado había dicho: “Primero se analiza el uso y el lugar donde se utiliza que debe ser en la práctica totalidad del mundo hispanohablante. Después pasa a una de las comisiones del pleno de la Academia para estudiar su definición. Posteriormente se manda a América para que lo estudien las 22 academias hermanas. Y finalmente se aprueba por la Academia y se incorpora al diccionario. Somos puros testigos o notarios de cómo hablan los hispanohablantes”.

Si bien desde distintos espacios oficiales se incorporan nuevas acepciones que no son correctas, tal como sucedió con el Banco Central de Argentina, desde el organismo todavía no consideran que el uso se produzca a nivel masivo como para finalmente darlo como válido.

En 2018, la RAE presentó el primer manual de estilo del idioma español, que tuvo como finalidad servir de guía práctica para resolver todas aquellas dudas surgidas de la evolución que en los últimos años han experimentado ciertas cuestiones ortográficas, fonéticas o gramaticales y que suscitan confusión o polémica acerca de su uso.

En aquella oportunidad, ya desde el primer capítulo habían sido claros en mantener su postura de rechazar el tipo de expresiones como “todxs”, “todes” o “[email protected]” por considerarlas “innecesarias” y se sostenía que las palabras en masculino “pueden abarcar el femenino en ciertos contextos”.

Sin embargo, en 2019, en dialogo con Infobae, Muñoz Machado reconoció que la postura no es determinante: “Es más bien una consecuencia de siglos, de mucho tiempo, no tenemos nada que decir sobre esto porque no tenemos habitualmente nada que decir sobre las novedades que se producen en el español cuando son asumidas por el pueblo. La Academia no modifica las prácticas del pueblo, lo único que hace es corregirlas. Constataremos cómo evoluciona esto y si fuera el caso de que se consolida, se estabiliza, el uso se hace habitual, se hace general, la RAE estará muy contenta de incorporarlo”, dijo entonces.

Cultura

Ariela Vilker: “Una cultura sustentable es posible y cada vez hay más ejemplos”

La licenciada y magister en Políticas Públicas Ariela Vilker analiza las alternativas a nivel mundial que acompañan un movimiento en pos de fomentar la cultura y siempre conservando el medio ambiente

Ariela Vilker es licenciada y Magister en Políticas Públicas y, desde su lugar, se dedicó a analizar la importancia de sumar a la cultura, como actividad humana y sector, a los Objetivos de Desarrollo Sostenible hacia el 2030.

“La necesidad de construir desde la cultura a una hoja de ruta sustentable es un desafío no sólo a nivel local, sino también a nivel mundial. Tenemos que entender que, como agentes de cambio, influimos desde diferentes lugares y es necesario sumar actividades que pueden parecernos alejadas de las políticas de desarrollo usuales, pero que tienen un impacto directo en la sustentabilidad”, explicó Ariela Vilker a NEXOFIN.

La banda británica Coldplay puso en agenda el tema al anunciar una gira sustentable para 2022, que incluirá un paso por Buenos Aires y, tendrá como premisa, reducir su huella de carbono. “Lo que anunció Coldplay es un claro ejemplo de hacia dónde van muchas bandas, que entendieron que el compromiso también cruza sus actividades y no es sólo responsabilidad de las fábricas, tal como pensamos durante muchos años” cambiar “las fabricas” por “los sectores de la industria”, opinó Ariela Vilker.

Ariela Vilker, magister en Políticas Públicas: “La cultura ofrece interesantes canales de representación simbólica para comunicar este cambio que deseamos llevar adelante”

Pero no es el único lugar desde el que la cultura puede aportar. “Es importante destacar que la cultura ofrece interesantes canales de representación simbólica para comunicar este cambio que deseamos llevar adelante. Ayudar a las personas a entender los desafíos que afronta la humanidad también es tarea del sector cultural y creativo, que cuenta con capacidad a través de sus múltiples disciplinas”, ahondó Vilker.

Sobre la necesidad de sumar a la cultura como agente del cambio, Vilker menciona: “Las alianzas entre diferentes actores son fundamentales. La tarea que tenemos por delante es avanzar hacia la formación de una gran alianza para el desarrollo sostenible, que abrace no sólo a los creadores sino a otros agentes de la sociedad civil que puedan convertirse en embajadores de los ODS y, al mismo tiempo, promocionar estos objetivos”.

Finalmente, Vilker acota: “Tenemos que entender que si bien los ODS de cara al 2030 buscan erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos, en Argentina tenemos metas específicas también para lograr estos ejes. Creo que la cultura es un jugador de peso al momento de intentar alcanzar estas metas”.

Continuar leyendo

Cultura

Murió el filósofo José Pablo Feinmann a los 78 años

El intelectual venía luchando desde hace un tiempo con secuelas producto de un ACV.

José Pablo Feinmann, destacado filosofo y escritor argentino, falleció este viernes a los 78 años. Tuvo una reconocida trayectoria como docente e intelectual. También se lo conocía por sus espacios televisivos en canal Encuentro y además tenía su columna en el diario Página 12.

Entre otras labores, Feinmann también se desempeñó como guionista de cine y televisión. Esa actividad le valió la obtención de un Konex de Platino en el 2001.

El filosofo fue un reconocido militante peronista, que quedó expresado en su libro “Peronismo, filosofía política de una persistencia argentina“. Supo ser un hombre de confianza y consulta permanente para el ex presidente Néstor Kirchner, a quien le escribió su biografía titulada”El Flaco“.

Cuando lo relacionaban con el kirchnerismo, José Pablo Feinmann respondía: “Cuando me definen como un intelectual K yo digo sí, Kant, Kafka, lo que ustedes quieran, los he estudiado mucho en mi vida. No me tomen el pelo. Cómo voy a ser kirchnerista. Yo me formé con Hegel, Marx, Sartre, Adorno, Foucault, y ahora soy un intelectual K, caramba”.

En el año 2014 recibió el Premio Democracia y fue distinguido como Personalidad Destacada de la Cultura de Buenos Aires. Sin embargo, el escritor decidió rechazar este último reconocimiento porque también se lo habían dado a Marcelo Tinelli.

José Pablo Feinmann estaba casado con la escenógrafa y vestuarista, María Julia Bertotto. Y tenía dos hijas, Virginia y Verónica, ambas correspondientes a su primer matrimonio.

Continuar leyendo

Cultura

Carne de consumo personal, y otras imágenes sobre el cuerpo

Jorge Thefs toma el escenario para poner en jaque la gordofobia y la homofobia en un sensible monólogo

Por M. Florencia Avena

Devenir. Reciclo esa palabra que Jorge Thefs, el autor, director, productor, iluminador, performer, y protagonista no usó para el título original de Carne de consumo personal.

Carne es un monólogo sobre la gordofobia con la cuota justa de humor (con la que Jorge pide permiso a su público para leer un papel), drama (con el que Jorge cuenta la muerte), y pop necesarios para soltar el cuerpo con la tranquilidad y el estilo con que lo hace un artista. Él tiene 24 años y kilos que no le pesan como quisieran algunxs (muchxs).

La escena se monta en Nün Teatro-Bar, en el barrio porteño de Villa Crespo. Al costado de la barra hay una puerta alta de madera que invita a querer abrirla, y es ahí donde Jorge, todos los viernes de octubre a las 23.00, rompe la cuarta pared y le habla a la audiencia que escucha atenta, como si él no estuviera actuando.

Con una, dos, docenas de preguntas nos introduce en sus lugares más íntimos pasando por sus dudas más superficiales.

“¿Cuántas fotos entran en 428 GB? ¿Cuántos VHS entran en un disco externo? ¿Cuánto pesan mis recuerdos? ¿Cuántos pixeles tiene mi infancia? ¿Dónde están las cosas que perdí entre los 4 y los 24, incluidas mi virginidad y dignidad? ¿Cuánto quiero volver a tener 5? ¿Puedo organizar el cúmulo de materiales que soy para que sean útiles?”

En esa vorágine reconoce que a veces se siente hipócrita: le gustaría ser vegano, pero ama las milanesas. Y no lo dice para justificarse, no necesita el aval de nadie porque su aceptación personal queda demostrada en cómo se apropia del espacio. Así, de repente puede levantar la pierna en un grand battement de clásico vistiendo un conjunto rosa de plush; o cantar un tango que nadie compuso mientras baila cual vedette de revista; o simplemente sentarse en un banquito cuando el relato se pone melancólico.

La ficción toma prestados los cinco temas que aquejan al ser humano: el amor, la amistad, la pasión, la traición, la muerte. Jorge trae anécdotas de la infancia documentadas en cintas VHS, y mientras corren recuerda a los otros Jorge Thefs con los que coincidió en esta vida, su padre y su abuelo.

Pasa a la adolescencia y cuenta la primera vez que se encontró con su sexualidad. Pasa a la adultez y cuenta la vez que amó. “Él era alemán”, dijo.

La obra es un relato en carne propia, si se permite el juego de palabras, que representa los vínculos atravesados por un tercero, la comida. Es la mediadora en todos los planes y eventos sociales. Un desayuno en pareja, el velorio de un familiar, el asado del domingo.

Pero, ¿qué implica toda la carne que somos? ¿Cuántos productos consumidos a lo largo de nuestra vida nos constituyen? ¿Qué importa eso? ¿En qué devenimos cuando nuestra máquina deja de funcionar? ¿En qué devenimos mientras está viva? Jorge Thefs demuestra que más que carne, somos las imágenes de los recuerdos, experiencias, personas, deseos y contradicciones que le imprimimos al cuerpo.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR