Salud

Cuatro formas de mantener el corazón sano tras la menopausia

Qué podés hacer por tu salud cardiovascular en esta etapa

miércoles 16 de diciembre de 2020 - 7:27 am

Las mujeres posmenopáusicas tienen casi dos veces y media más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares que las premenopáusicas. A continuación, algunos hábitos para cuidar el corazón a partir de esta edad.

1. Realizá un chequeo para conocer tu estado de salud actual

A medida que el riesgo de enfermedad cardíaca aumenta con la edad, tomar medidas ahora es fundamental. El riesgo de enfermedad cardíaca aumenta después de los 50, por lo que el período cercano a la menopausia es un buen momento para hacer un balance de nuestra salud. Pedirle a un médico un chequeo cardíaco puede predecir las posibilidades de tener un evento coronario, y se puede hacer como parte de un chequeo anual que incluye hablar sobre el historial de salud familiar y el estilo de vida actual, haciendo un balance del peso, la presión arterial, azúcar en sangre y nivel de colesterol.

Muchos factores de riesgo de enfermedad cardíaca son silenciosos, por lo que, a menos que los revises activamente, no sabrás que hay un problema.

2. Hacé un plan de salud para el corazón

Una vez que hayas identificado y evaluado su riesgo, desarrollá un plan de tratamiento con tu médico de cabecera para asegurarte de que te mantenés saludable. Esto puede incluir fijarse metas de actividad física y comer una dieta adecuada, además de llevar un registro regular de tu presión arterial y colesterol.

Si bebés, hacelo con moderación y hablá con un profesional de la salud sobre dejar de fumar si aún no lo has hecho. En cuanto a la dieta, es una cuestión de equilibrio y variedad. Evitá la sal y el azúcar refinada y limitá los alimentos con grasas trans.

3. Mantenerse sana

Trabajá con tu médico para prevenir o tratar afecciones en curso que pueden provocar enfermedades cardíacas, como presión arterial alta, colesterol alto y diabetes. Es necesario señalar estas enfermedades en sus primeras etapas y controlarlas porque muchas son progresivas con síntomas silenciosos.

Con las enfermedades cardíacas, los orígenes comienzan incluso décadas antes, pero existe la posibilidad de cambiar las cosas y evitar que provoque un ataque cardíaco. La diabetes es uno de los factores de riesgo más importantes asociados con las enfermedades cardíacas, pero muchas no se dan cuenta de que están en riesgo y no están diagnosticadas.

Lo más adecuado es cambiar los hábitos en la dieta, quitando por completo los azúcares refinados, evitar en lo posible el gluten, incluir mucha fibra y realizar actividad física.

4. Acelerá tu metabolismo

Los cambios en el metabolismo de la mediana edad a menudo están relacionados con la falta de actividad física, los efectos de la menopausia y el envejecimiento general.

Es posible que se experimente un aumento de peso durante esta etapa, especialmente alrededor de la cintura. La grasa del vientre es el tipo de grasa más peligroso porque se asienta alrededor de los órganos principales. Mantener una cintura esbelta mediante la dieta y el ejercicio puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.

Fuente: La vida lúcida

COMENTARIOS