Salud

Tres síntomas para identificar una infección urinaria

Cómo detectarla a tiempo

martes 15 de diciembre de 2020 - 7:47 am

Pese a que son comunes, no es tan habitual reconocer los primeros síntomas de las infecciones urinarias, pero es importante detectarlos a tiempo, para que luego no generen problemas severos para la salud.

La cistitis, como se denomina a la inflamación de la vejiga, o la infección bacteriana requieren una medicación específica, por lo que al mínimo indicio se debe acudir al especialista, que podrá recetar el tratamiento adecuado.

Es fundamental consultar al médico y evitar por todos los medios la automedicación. Puede ser que el propio organismo limite la multiplicación de agentes patógenos con sus propios mecanismos de defensa, pero, en la mayoría de los casos, la bacteria puede llevar a una infección urinaria alta, denominada pielonefritis, que se produce a nivel renal y es mucho más complicada.

Por lo general, los primeros síntomas que se presentan son tres:

– Necesidad frecuente de orinar.

– Quemazón en la uretra al ir al baño.

– Enrojecimiento de la vulva y picor vaginal.

Cuando la infección ya avanzó un poco, suele aparecer dolor al orinar y en las relaciones sexuales y un color turbio de la orina. Si los síntomas se agravan, se les pueden sumar fiebre, escalofríos y vómitos.

Esta patología se presenta en ambos sexos, pero con más frecuencia en las mujeres por su anatomía. Al tener una uretra corta con salida a la zona vulvar, que está cerca del ano, predispone la entrada de gérmenes.

La vagina es una zona más amplia y húmeda, esto permite que las bacterias que van a ser expulsadas con las heces y otros microorganismos accedan y proliferen con mayor facilidad. En cambio, la típica cistitis inflamatoria puede darse tanto en el hombre como en la mujer, en reacción al estrés, el frío, la ingesta de picantes o fritos, o la presencia de colon irritable.

Algunos hábitos que pueden generar una infección urinaaria son niveles bajos de hidratación, retención de orina al ir al baño, uso de apósitos para el mal olor y de ropa ajustada o de nylon.

En la menopausia se produce una sequedad en la zona vaginal que puede predisponer más a las infecciones, lo mismo que el residuo postmiccional, cuando la vejiga no termina de vaciarse en forma completa. Otras afecciones que predisponen a una infección son hongos, vulvovaginitis, colon irritable o hemorroides.

Fuente: Conbinestar

COMENTARIOS