Alimentación

Qué cereales son sanos para el desayuno

Cómo elegir los más beneficios para tu organismo

domingo 13 de diciembre de 2020 - 7:34 am

Desayunar cereales es algo habitual, ya sea mezclados con leche, bebidas vegetales o yogures. Hay diferentes opciones, debido a que estos pueden hacerse con maíz, arroz, avena y chocolate. Pero además de ello, pueden llevar otros ingredientes.

En relación a esto, los cereales como la avena, el arroz, el trigo y el maíz aportan un alto valor nutricional, pues contienen proteínas, carbohidratos, grasas naturales y fibra. Sin embargo, cuando se someten a un proceso de refinado para producir los cereales de caja se pierden sus partes nutritivas. En este sentido, la diferencia puntual entre un cereal de grano entero y uno de caja es el proceso de elaboración.

Tipos de cereales

Copos: se obtienen de harinas refinadas y contienen sal, azúcar, malta u otros ingredientes agregados. Suelen estar fortificados con vitaminas y minerales con el fin de compensar el refinamiento.

Inflados: se elaboran con el agregado de aire a presión a los diversos granos. Son ligeros y crujientes frente a otros cereales.

Integrales y ricos en fibra: estos se elaboran con el grano entero del cereal.

Tipo muesli: es una mezcla de cereales (avena, arroz inflado, maíz, trigo), frutos secos (almendras, nueces, avellanas) y frutas desecadas (pasas de uva, manzana, banana, coco)

Porridge o gachas: se elaboran con avena, entre otros ingredientes.

¿Es saludable desayunar cereales?

Puede ser algo saludable si provienen de granos enteros. Por otro lado, si se desayunan cereales de caja de forma habitual no lo será. En este sentido, hay que aprender a diferenciar qué aporta cada uno.

Cereales de grano entero

Los provenientes de granos enteros, como la avena, centeno, cebada, maíz, trigo integral y arroz integral aportan vitaminas, minerales y nutrientes que el cuerpo necesita. Además contienen fibra dietaria, la que cumple funciones diversas en el organismo, por lo que resulta beneficiosa.

Asimismo, hay otros granos que se pueden consumir, a los que no se los clasifica como cereales, sino como pseudocereales. Entre ellos se puede mencionar la quinoa, al amaranto y el trigo sarraceno, que también aportan nutrientes y son saludables para el organismo.

Cereales de caja

Se elaboran a partir de los granos de cereales refinados. A su vez, tienen sustancias agregadas que en exceso hacen que no sean saludables. Contienen exceso de azúcar y prácticamente no aportan fibra.

Beneficios de desayunar cereales integrales

Van a depender de qué cereal se desayuna, ya que por un lado se pueden consumir granos enteros como la avena y por otro, los mencionados en el punto anterior.

Pueden prevenir el estreñimiento y favorecer la salud en general

Desayunar cereales como la avena, acompañada de frutas y semillas, es una opción saludable ya que el aporte de vitaminas, aminoácidos y fibra es ideal para la salud del hígado y del corazón. Asimismo, tanto la avena como otros granos que aportan fibra favorecen el tránsito intestinal y evitan el estreñimiento.

Aportan vitaminas y minerales

Pueden ser adecuados para aportar micronutrientes como la vitaminas A, ácido fólico y minerales como el hierro, el zinc, el selenio, el magnesio y el cobre. Gracias a estos pueden contribuir al refuerzo del sistema inmune.

Aportan grasas saludables y disminuyen el colesterol malo

Granos como el trigo sarraceno o la quinoa contienen ácidos grasos esenciales de tipo omega 3. También aportan proteínas (lo que contribuye a la saciedad) y fibra dietaria. Gracias a estos componentes pueden reducir el colesterol malo, regular la glucosa en sangre y prevenir enfermedades como la diabetes.

Contribuyen a mantener un peso saludable

En concreto, un alimento de calidad que tiene fibra y proteína genera saciedad, por lo que evita comer en exceso y el picoteo. Por este motivo puede contribuir a mantener un peso saludable.

Cómo elegir un cereal de caja saludable

Claro está que es conveniente elegir cereales de granos integrales o bien aquellos que tengan un procesamiento mínimo. Con ello queremos decir que no tengan exceso de azúcares o químicos agregados.

Por este motivo, si vas a optar por cereales de caja, lo recomendable es que estos tengan lo siguiente:

– Entre 15 y 20 gramos de hidratos de carbono por porción, como máximo.

– Menos de 250 miligramos de sodio.

– Por lo menos 25 % de minerales como el calcio o el hierro (es decir, que sean fortificados).

– Al menos 3 gramos de fibra.

– Hasta 8 gramos de azúcar blanca.

– Menos de 3 gramos de grasa.

Una sugerencia para elegir un producto de calidad es que leas el rotulado nutricional. Si los primeros ingredientes son azúcar, grasas o aceites y harinas refinadas es aconsejable que lo consumas de forma habitual.

Por otro lado, tené en cuenta que podés desayunar saludable si optás por alimentos naturales como la avena, granos de arroz inflado (sin azúcar agregada), quinoa o el amaranto pop y la granola, entre otros.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS