Bomba del día

Escándalo en la Justicia santafesina: ex fiscal detenido vincula a un senador clave del PJ con la red de juego clandestino de Los Monos

Un senador provincial, la vicegobernadora y el presidente de la Corte actuales, un exgobernador y su exministro de Seguridad, un juez federal y un exministro de Gobierno y exdiputado nacional, son algunas de las figuras políticas que menciona Ponce Asahad, acusado de proteger judicialmente al clan narco santafesino Los Monos.

martes 8 de diciembre de 2020 - 12:56 pm

“Señora magistrada, mirándola a los ojos se lo voy a decir. Fui totalmente deshonrado en un montón de situaciones, pero hay una honra que me queda y la voy a hacer valer: la honra de mi palabra”. Eso dijo el exfiscal Gustavo Ponce Asahad, acusado de proteger judicialmente al clan narco santafesino Los Monos, antes de denunciar una fuerte cobertura política que salpica a los tres poderes del Estado santafesino. 

Un senador provincial, la vicegobernadora y el presidente de la Corte actuales, un exgobernador y su exministro de Seguridad, un juez federal y un exministro de Gobierno y exdiputado nacional, son algunas de las figuras políticas que menciona Ponce Asahad en su declaración en condición de imputado.

El ex fiscal está imputado por la Justicia y detenido desde agosto de este año por los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público, cohecho pasivo agravado y transmisión de datos reservados en esta misma causa. Al declarar, reveló que “hay una pata política fortísima en esta investigación” y que esto “no viene de ahora”.

El legislador señalado es Armando Traferri, senador del PJ, líder del sector Nuevo Espacio Santafesino y un veterano dirigente de la ciudad de San Lorenzo. Ponce Asahad lo involucra como organizador de esa estructura, con la que sostiene se obtenían fondos para alimentar el financiamiento ilegal de las campañas electorales de varios partidos políticos de la provincia.

El exfiscal también acusó al empresario Leonardo Peiti como miembro de la banda que manejó los casinos clandestinos en la provincia, y el ex fiscal regional Patricio Serjal. Los dos están detenidos.

La vinculación de Peiti con el Ministerio Público (Fiscalías) se produce a través del senador Traferri con el doctor Serjal en una reunión que mantuvieron en los altos del Palacio Viejo, en calle Montevideo 1968, en la sede de la Regional. Estaba el senador en reunión con Serjal. Me entero porque entré a la planta baja y descendió el senador Traferri. Me dijo ¡¿Vos sos Ponce Asahad? Pasame tu número que estoy en una reunión con Serjal’. Le di mi teléfono. Me dice ´te hago una llamada perdida y agendame’. El senador hace la llamada a mi teléfono. Las antenas deberían darnos en el mismo lugar”, precisó en su declaración.

Ponce Asahad, al igual que Serjal, están imputados por cobrar sobornos de 4.000 dólares por mes a cambio de evitar que Peiti sea investigado. Pero la protección también tiene una pata policial: por ese lado, está imputado y preso Alejandro “Pipi” Torrisi, un jefe retirado de la fuerza que se encargaba de la habilitación de los casinos clandestinos de Los Monos y de la recaudación.

Siguiendo con las declaraciones de Asahad, agregó que “Peiti me hizo ahí menciones sobre sus vinculaciones con la política, con la policía provincial y federal, con Gendarmería. Que tenía contactos o protección. Peiti no es una pyme, es un emporio. Ocupa mano de obra que es mano de obra desocupada como policías. (…) Peiti en la reunión que tuve al terminar la charla sacó una bolsa y me dijo ‘esto es para Patricio, una atención’. Era como una bolsa de regalo. Adentro tenía una caja como de zapatillas. Se lo llevé a Serjal”.

Si fuese confirmado el testimonio, en todo ese lapso que va de fines de 2018 a julio de este año la operación funcionó ininterrumpidamente, lo que lleva a la conclusión de que Peiti abonó US$ 80.000 en coimas. Según precisan fuentes de la causa, de acuerdo a lo consignado por el portal Infobae, el dinero habría sido entregado siempre en efectivo, generalmente en mano a Ponce Asahad.

El fiscal también precisó más detalles del legislador santafesino por el Departamento San Lorenzo, que ya está cumpliendo su cuarto mandato en la Legislatura. “La política se va a abroquelar y no va a soltarle la mano al senador Traferri. Estoy seguro que Traferri se va a defender diciendo que la llamada de (el ex diputado provincial Darío) Scattaglini a la secretaria de Peiti obedece a un proyecto de ley por el cual querían incorporar a Peiti al sistema oficial de juego de la provincia. Lo sé porque me lo dijo el senador Traferri. La idea era manejar el juego oficial de Santa Fe mediante Peiti que él está preso y yo detenido. Era también en virtud de esto tener el manejo en esta provincia que es a lo que se dedica Peiti, que ha contado con protección política, y uno entre varios de sus protectores es el senador Traferri”, agregó Asahad.

Traferri lidera el sector Nuevo Espacio Santafesino, al que pertenece la actual vicegobernadora de Santa Fe Alejandra Rodenas y formó parte del armado de unidad del PJ que llevó en 2019 a que Omar Perotti ganara la gobernación.

Rodenas aparece en el relato del ex fiscal en un tramo donde se siembran dudas sobre un procedimiento en un rancho de fin de semana que sería de su propiedad en una isla frente a Rosario. Asegura el exfiscal que la vicegobernadora “tiene que ver con la pata política que falta en esta investigación. Y no viene de ahora”.

Asimismo, seis senadores peronistas cercanos al  mandatario provincial se van a independizar del bloque liderado por el senador apuntado. No obstante, las diputas dentro del partido viene desde hace un mes cuando se aprobaron casi en secreto dos leyes que fueron interpretadas como contrarias al ministro de Seguridad del gobernador Perotti.

Sin dejarlos tan mal parados, Ponce Asahad también nombra al exgobernador Miguel Lifschitz y al exministro de Seguridad Maximiliano Pullaro. Sostiene que se fueron disparados del bar donde estaban apenas vieron entrar al empresario del juego Leonardo Peiti, aunque sus dichos intentaron sembrar dudas sobre la relación que tuvieron.

Otro nombre que aparece es el del ex diputado nacional y ex ministro de Gobierno cuando Carlos Reutemann gobernó la provincia. Se trata del abogado Carlos Carranza, desde hace un tiempo alejado de la política. En su declaración lo acusa de quedarse con un auto de los tres con los que supuestamente “se pagó” una resolución que favoreció al dueño de una concesionaria.

En su defensa, Carranza dice que efectivamente tiene un auto Corolla 2017 pero desde mayo, y el fallo en cuestión es de julio. Además indica que es el cuarto o quinto que tiene de esa marca. Y si bien admite conocer al exjuez Patricio Serjal, desmiente lo que dice Ponce Asahad de que su colega no hacía nada sin consultarlo. “Nada que ver”, responde.

Ahora bien, ¿por qué el ex fiscal amplió su declaración en condición de imputado y no como arrepentido, lo que le aseguraría una reducción a la mitad de la pena que le toque? “Por que así puede mentir porque no se requiere que se demuestren sus dichos”, aseguró el abogado del empresario del juego Leonardo Peiti. Esto le abriría puertas a una prisión domiciliaria que todavía nadie se animó a pedir.

COMENTARIOS