Salud

¿Es normal que los testículos tengan un tamaño diferente?

Cuándo es normal y cuándo hay que preocuparse

jueves 10 de diciembre de 2020 - 7:04 am

Así como sucede con algunas zonas del cuerpo, cada uno de los testículos tiene una forma y medidas únicas (aunque frente al espejo parezcan iguales).

Sin embargo, cuando los hombres notan esa disparidad comienzan a surgir preocupaciones sobre si es algo peligroso para la salud (y el hecho de que la sociedad aún mantenga el mito de que eso es señal de un hombre poco fértil, no ayuda en nada).

El tamaño de los testículos siempre será diferente en una persona. No obstante, esa diferencia debe ser por un margen muy pequeño, y en muchos casos nunca notarán que uno tiene dimensiones superiores al otro.

Esto es algo natural, pero también hay razones por la que podrían tener un tamaño diferente y es necesario acudir con el médico para asegurarse de que todo está bien.

Hay una manera de encontrar problemas en el área testicular y es por medio de un auto-examen. Para realizarlo debés seguir los siguientes pasos:

– Usá tus dedos para palpar suavemente el área alrededor del testículo.

– Por medio del tacto, buscá algún tipo de protuberancias, cambios en la piel o zonas que puedan resultar dolorosas al contacto.

– Dale mucha importancia al epidídimo, la parte trasera del escroto que posee un par de tubos en donde se deposita el esperma.

– Repetí el procedimiento en el otro lado.

– Procurá realizar este examen una vez al mes.

Si no notás nada raro, es muy probable que tus testículos se encuentren en óptimas condiciones de salud.

Enfermedades que inflaman los testículos

Hay diversas enfermedades que pueden ocasionar el crecimiento de los testículos; algunas son inofensivas, pero debés preocuparte si hay dolor.

Epididimitis: es posible que el epidídimo se inflame de vez en cuando, pero si viene acompañado de ardor al orinar, dolor o descargas de líquido anormales, es posible que se trate de una infección por clamidia. En ese caso, acudir con un especialista para que te recete antibióticos.

Quiste epidídido: si percibís un incremento en el tamaño de tus testículos o aparecen unas pequeñas bolas (que no duelen), es posible que se trate de quistes causados por acumulación de líquido en el área, misma que no es peligrosa y no necesita tratamiento.

Orquitis: esta condición suele estar ocasionada por una infección en el área, pero en la mayoría de los casos ocurre por el virus de las Paperas. Si sentís algún tipo de dolor visitá a tu médico, pues podría dañar tus testículos de forma permanente.

Hidrocele: con el paso de los años se pueden acumular fluidos en el área de los testículos, lo que podría ocasionar inflamación. Esto es completamente inofensivo y no requiere tratamiento.

Varicocele: esta condición hace que las venas del área del escroto se inflamen, lo que podría reducir la cantidad de esperma que producís. Si no presentás dolor ni ardor, no hay de qué preocuparse, pues la inflamación no requiere tratamiento y desaparecerá en poco tiempo.

Torsión testicular: algunas veces, el movimiento cotidiano puede ocasionar que los cordones espermáticos se crucen, lo que a su vez bloquea el flujo de sangre a los testículos.

Esta condición se detecta gracias a los dolores intensos e intermitentes. Requiere tratamiento inmediato, pues se podría perder el testículo de no hacerlo.

Cáncer testicular: si sentís algunos bultos o protuberancias, es posible que se trate de cáncer testicular. Los especialistas recomiendan realizar autoexámenes del área periódicamente, y en caso de detectar alguna protuberancia acudir al médico.

Fuente: Vix

COMENTARIOS