Mundo

Quién es el hombre que se hizo millonario usando el teléfono público de un aeropuerto

A los 19 años consiguió un trabajo vendiendo cursos de inglés por teléfono desde un aeropuerto.

viernes 4 de diciembre de 2020 - 5:02 pm

En muchos casos, detrás de cada éxito permanece latente una historia de vida superadora y que ha implicado a lo largo de varios años un esfuerzo descomunal por parte de los que no ven barreras a la hora de avanzar. Flavio Augusto Da Silva constituye un fiel ejemplo de ello y nadie más que él puede poner en palabras el largo camino recorrido para lograr una fortuna de 300 millones de dólares.

El brasilero vivía en Río De Janeiro, y a los 19 años consiguió un trabajo para vender cursos de inglés por teléfono, según consigna La Nación. El único impedimento en aquel momento era que en su hogar no poseían una línea telefónica ya que su familia no podía costear los US$ 960 que valía la instalación del servicio.

En 1991 los celulares seguían siendo un artefacto futurista para una gran parte de la población, por lo que Da Silva debió recurrir a otros lugares que le permitieran desarrollar su trabajo. En ese entonces, su nueva oficina se instaló en el aeropuerto de Santos Dumonty y su herramienta de trabajo fueron los teléfonos públicos de allí.

 

 

No tengo ninguna duda de que encontré mi destino en ese aeropuerto“, dice el empresario de 46 años. A pesar del ruido que se generaba en el aeropuerto y la incomodidad de no tener un espacio privado para llevar a cabo la labor, Da Silva dio cuenta de sus habilidades para vender cursos de inglés. Llegó a convertirse en el director comercial del negocio y cuatro años más tarde tomó la decisión de crear su propia escuela.

“Sentí que estaba listo”, cuenta. “La compañía donde trabajaba no estaba dispuesta a hacer las inversiones necesarias para mejorar la calidad de los cursos. Conocía el producto y sabía que podía lograrlo”.

Para ello, debió vencer dos grandes obstáculos: su poca familiaridad con el idioma (apenas sabía unas palabras en inglés) y la imposibilidad de acceder a un préstamo bancario, por lo que debió utilizar los US$5.500 de su línea de crédito pagando una alta tasa de interés y con la incertidumbre de no saber cómo resultará.

 

 

A partir de aquel momento, Da Silva contrató a 18 personas para que desarrollaran materiales pedagógicos y una metodología propia, apostando a que tendría suficiente demanda como para no irse a la quiebra en pocos meses. Logró lanzar al mercado su escuela de inglés de negocios Wise Up, dirigida a un público distinto al de las otras compañías brasileñas dedicadas a la enseñanza de idiomas.

“En esos años había muchas compañías internacionales instalándose en Brasil y por lo tanto el inglés iba a ser un requisito en el proceso de selección”, cuenta el empresario. A pesar de que Brasil pasaba por un momento económico difícil, con una tasa de inflación de 148% en 1995, cerca de 1.000 personas se inscribieron el primer año.

Tres años después, Da Silva tenía una red de 24 escuelas en distintas ciudades del país y en 2012 introdujo el modelo de franquicias, una estrategia que le permitió abrir 400 sucursales. En ese momento, se estableció nuevos horizontes y vendió Wise Up al grupo brasileño Abril por US$240 millones.

 

 

 

En 2013 invirtió US$120 millones para convertirse en el accionista mayoritario del club Orlando City, poco antes de que el equipo entrara a la Major League Soccer, la liga más importante del fútbol estadounidense. Está valuado en US$490 millones convirtiéndose en uno de los equipos más valiosos de la liga

Debido a que los nuevos dueños de la escuela, que fundó en primera instancia, perdían dinero, decidieron vendérsela por menos de la mitad del valor al que él se había desprendido de ella, y el empresario aceptó la oferta. Hoy posee 440 escuelas en Brasil, Argentina, Colombia y México, manejadas por el grupo asociado Wiser Education. Mientras tanto, Da Silva se ha propuesto la meta de tener 1000 sucursales en América Latina en 2020

COMENTARIOS