Venezuela

El gobierno de Venezuela ahora amenaza con dejar sin empleo a quienes no concurran a votar: “¡Al que no vote, que lo boten!”

El próximo domingo 6 de diciembre se celebrarán elecciones parlamentarias en el país caribeño.

viernes 4 de diciembre de 2020 - 10:48 am

El próximo domingo se celebrarán elecciones parlamentarias las cuales no serán reconocidas por gran parte de la comunidad internacional. Iris Varela, candidata del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y hasta hace dos meses ministra de Servicios Penitenciarios del régimen, envió un mensaje a los gerentes y directivos de este Ministerio (que aún controla en las sombras), ordenándoles despedir a todos los empleados que se rehúsen a participar de los comicios.

Iris Varela

Con partidos políticos proscritos, presos políticos y otros inhabilitados para participar no votar se ha vuelto un recurso de los venezolanos que rechazan al gobierno de Maduro y consideran que las elecciones son una mera pantalla para legitimar un gobierno de tinte dictatorial.

“Este es un mensaje para todos los funcionarios, directores del Servicio Penitenciario”, comienza el audio que hizo llegar Varela a sus ex subordinados. “Tenemos una elección muy importante el próximo domingo. Yo le voy a decir a toda la gente que trabaja en el ministerio penitenciario, ¡el que no vote, que lo boten! Porque no tiene sentido que nosotros arriesguemos lo que nos estamos jugando el próximo domingo. Yo sé que mis camaradas todos son cumplidores. Garanticen su voto. Llegó el momento de defender la patria”, agrega la dirigente del régimen.

La amenaza de Varela no es la primera que ocurre, días atrás, Diosdado Cabello, Presidente de la Asamblea Constituyente y numero dos en la cúpula de poder chavista, aseguro en un mitin político: “El que no vota, no come. Para el que no vote, no hay comida. El que no vote, no come, se le aplica una cuarentena ahí sin comer”.

El tipo de amenaza que utilizan Varela, Cabello y tantos otros funcionarios de la dictadura chavista es arbitraria. La sociedad venezolana está sumida en una pobreza pocas veces vista y gran parte ella depende de las ayudas sociales y los subsidios del gobierno para comer incluso una vez al día.

Al ser voluntario el voto, el chavismo necesita coaccionar sobre la población para lograr una participación electoral que legitime los comicios.

COMENTARIOS