Política Internacional

Con el objetivo de construir una agenda común: primer encuentro entre Alberto Fernández y Jair Bolsonaro

El presidente argentino se comunicó telefónicamente con su par brasilero para hablar sobre las relaciones bilaterales y el rol de la Organización de Estados Americanos (OEA), entre otros puntos

lunes 30 de noviembre de 2020 - 6:50 am

El presidente Alberto Fernández mantuvo hoy a partir de las 11.30 una videoconferencia desde la Residencia de Olivos con su par de Brasil, Jair Bolsonaro, al cumplirse 35 años desde el encuentro de los exmandatarios Raúl Alfonsín y José Sarney en Foz de Iguazú que dio el paso inicial para conformar el Mercosur y que fue catalogada como el Día de la Amistad Argentino-Brasileña.

Los mandatarios conversaron a solas durante 30 minutos y luego se dio paso a los homenajes acordados.

Alberto Fernández estuvo acompañado en Olivos por el canciller Felipe Solá, el embajador Daniel Scioli, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, el secretario de Medios, Juan Pablo Biondi y el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello. Y al otro lado de la pantalla, en el Palacio del Planalto, Bolsonaro contó a su lado con el canciller Ernesto Araújo y su secretario de Asuntos Estratégicos, Flavio Viana Rocha.

El diálogo es resultado del “sostenido trabajo de coordinación política que ambos países han llevado a cabo en los últimos meses y que tuvo como resultado el crecimiento del comercio bilateral, al punto que Brasil nuevamente se posicionó como el principal socio comercial de la Argentina”, había indicado el Gobierno en un comunicado antes de la reunión.

El encuentro fue el primero entre los mandatarios quienes, gracias a la gestión de los embajadores de ambos países, dieron paso a un deshielo de las relaciones luego de declaraciones cruzadas y un distanciamiento diplomático entre los presidentes.

Alberto Fernández y Bolsonaro tienen profundas diferencias ideológicas y personales que la charla virtual y la videoconferencia institucional no van a atenuar. Sin embargo, hubo un clima distendido que puede significar una nueva lógica en las relaciones personales y políticas entre ambos mandatarios.

Brasil es un socio estratégico para el país, no solo en el ámbito comercial sino también en el político. Pese a las diferencias que persisten entre ambos gobiernos en temas como el rol de la OEA y  Grupo de Lima, situación política de Venezuela, medioambiente, entre otros, es crucial una alianza entre los países para enfrentar los desafíos que vienen por delante.

El cambio de mandatario en la Casa Blanca, el avance de China en la región, la pandemia del Coronavirus son cuestiones que precisan de una estrategia conjunta entre los países con mas peso en la región.

COMENTARIOS