Salud

Doce mitos y dudas sobre el microondas

Qué cosas pueden incidir en su funcionamiento

domingo 6 de diciembre de 2020 - 7:37 am

Pocos artefactos del hogar tienen tantos mitos y dudas como el microondas. A continuación, se aclaran algunas de ellas para lograr un buen funcionamiento.

¿Hay que alejarse cuando está funcionando?

Podría hacerse por las dudas, aunque si funciona correctamente, no sería necesario. No está de más alejarse de forma preventiva. Si bien no está comprobado que pueda ser nocivo para la salud, en caso de que exista algún desperfecto técnico en el aparato, no quedaríamos expuestos a la radiación o a un posible accidente, como con cualquier electrodoméstico. Pero el aparato está diseñado para ser seguro, siempre que se sigan las indicaciones del fabricante, y que funcionen bien sus puertas.

¿Es posible que las ondas que emite puedan ocasionar cáncer?

Este es tal vez el mito más inquietante, y la respuesta es un no. Las ondas del microondas no emiten radiación ionizante, que es la que podría asociarse al aumento de riesgo de desarrollar cáncer en el largo plazo. Según la Organización Mundial de la Salud podemos estar expuestas a ese tipo de radiación por fuentes artificiales (como los Rayos X) y por fuentes ambientales, como el suelo, el agua o la vegetación. Por el contrario, las ondas del microondas no alteran el ADN y no quedan dentro del alimento luego de la cocción, por lo que no se asocian al desarrollo de esta patología.

¿Existen alimentos que no deben introducirse allí?

Lo ideal es ser cautos con la temperatura y la cocción de determinadas comidas. Siempre tenemos que tomar precauciones para evitar accidentes, por ejemplo, con los líquidos, para que no pasen la temperatura de hervor y así no quemarnos al retirarlos. También, asegurarnos que estén cocidos uniformemente para evitar intoxicaciones, ya que no se calientan todas las zonas de forma homogénea.

¿Si ponemos un huevo puede explotar?

Sí, la explicación radica en que la cáscara es porosa, por lo que genera un vapor durante la cocción, que produce presión en su interior. Si querés cocinarlo, hacelo de una forma segura, colocándolo dentro de un recipiente hermético, y sin la cáscara, según detalla el portal de La Nación.

¿Todos los recipientes son aptos?

No. Los metálicos, adornados con tintas doradas o plateadas, y de plástico no aptos, pueden generar choques de las ondas, y puede ocurrir un accidente. Tampoco abusar de los descartables. Los recipientes seguros son los de vidrio, cerámica o tupers especialmente diseñados, que no se derritan ni desprendan sustancias a niveles tóxicos en aquello que vamos a ingerir.

¿Podemos usarlo para cocinar?

Sí, se pueden cocinar alimentos también de forma muy rápida. Según los componentes de cada uno, va a necesitar diferentes indicaciones para lograr los mejores resultados, cuidando que la cocción sea uniforme. Existen algunos accesorios para lograr esto, como unas plataformas giratorias que se colocan sobre la bandeja del artefacto.

¿Cada cuánto hay que limpiarlo?

Debe limpiarse cada vez que estén sucios su base o sus paredes, cuando desprenda olores, y si nada de esto ocurre, igualmente es necesario hacerlo una vez por semana. Una opción práctica es introducir un recipiente con agua y vinagre o limón y activarlo unos minutos. Luego desenchufarlo y pasar una servilleta de papel para retirar los desechos. De esta manera, se logra una limpieza profunda y uniforme.

¿Es peligroso que se active estando vacío?

Se recomienda que esto no suceda, para evitar un choque de las ondas con el fondo del aparato, ya que esto puede alterar el funcionamiento, al igual que si colocamos un recipiente de metal.

¿Por qué calienta de modo desparejo?

Por el funcionamiento de sus ondas y la composición específica de cada alimento. Al parecer, en la interacción de ambos se da un proceso en el que las ondas, que son absorbidas por los alimentos, agitan las moléculas de estos, principalmente las de agua. Este movimiento hace que se eleve su temperatura.

¿Por qué las masas quedan chiclosas?

Esto ocurre por la humedad que se desprende dentro del microondas, que genera un vapor que humedece los alimentos. Para que queden un poco más crocantes, colocar una servilleta de papel por encima del alimento, para que el vapor sea absorbido.

¿Se puede recalentar un alimentos cocido?

Es preferible comerlos recién hechos o con pocos días de cocción. De este modo se mantienen sus características organolépticas y evitamos la proliferación de bacterias.

¿En el proceso de calentamiento se pierden muchos nutrientes?

No es tan así. En realidad, en todo tipo de cocción se pierden nutrientes. Sin embargo, en el microondas y cuando cocinamos al vapor, pueden perderse incluso menos cantidad de nutrientes, debido a que la cocción se da en forma rápida, y se usa menos líquido.

Fuente: Ludmila Moscato – La Nación

COMENTARIOS