Belleza

Qué tipos de protectores para el pelo existen

Las diferencias entre los aceites y mascarillas para cuidar el cabello y cuero cabelludo del sol

viernes 4 de diciembre de 2020 - 7:23 am

Al igual que elegís una crema solar que mejor se adapte a tu tipo de piel, con el protector solar para el pelo sucede lo mismo. Hoy en día esta categoría de producto ha avanzado y hay varias opciones.

El sol, el agua, la sal marina, el cloro de las piletas, la arena y el viento pueden volver el pelo áspero, apagado, quebradizo y difícil de domar.

En general tenemos dos formatos: los aceites y las mascarillas. Los primeros son perfectos para llevar a la playa o a la pileta e ir aplicándolos durante toda la jornada para evitar que el cabello se reseque a causa del sol, la sal y el cloro y además, que sea más fácil peinarlo si lo mojamos. Además, si tenemos algún tipo de coloración, actúa como escudo para evitar que se degrade.

Suelen ir en formato spray así resultan cómodos de aplicar, y hay muchos resistentes al agua. Algunos de los ingredientes más efectivos son el aceite de oliva, cera de abeja, aceite de ricino y extractos de plantas como caléndula y romero, que hidratan. Por el contrario, si contiene alcohol en porcentaje elevado, solo hará que el pelo se queme más. Los parabenos y siliconas también es mejor evitarlos. Y para que sea una protección completa tienen que tener filtro UV, que hará de escudo al cabello y al cuero cabelludo.

Por otra parte tenemos protectores solares para el pelo en formato mascarilla, pensados para aplicarlos después de una jornada de sol, cuando nos lo lavamos.

Actúan a nivel más profundo para reparar las fibras dañadas y nutrirlo de forma más duradera, dejándolo luminoso y flexible. Es habitual que incluyan ingredientes como manteca de karité, aceite de coco o de argán, que hidratan en profundidad y sellan las fibras capilares. Hay que tener en cuenta que estas mascarillas no suelen tener filtro solar y no protegen totalmente de los daños del sol.

También hay que mencionar el papel de los aceites puros, como el de coco o el monoï, muy hidratantes y que nutren la fibra capilar, evitan que se reseque y pierda flexibilidad. A nivel de protección solar fallan porque no contienen SPF. Si queremos usarlos, lo mejor es aplicarlos antes de salir de casa de medios a puntas y una vez en la playa tapar el pelo y cuero cabelludo con un pañuelo o un sombrero.

Fuente: Mia

COMENTARIOS