China

Criticó al gobierno chino por su gestión del Covid-19 y ahora se enfrenta a una pena de 5 años de cárcel

La reportera acusó al gobierno chino de avanzar sobre los derechos humanos de ciudadanos en los inicios de pandemia. Está acusada de difundir información falsa, “buscar pelea y crear problemas”

viernes 20 de noviembre de 2020 - 2:38 pm

La periodista de 37 años oriunda de China Zhang Zhan se encuentra detenida desde mediados de mayo luego de que denunciara por redes sociales al gobierno chino por excesos cometidos contra ciudadanos en Wuhan en las primeras etapas de lucha contra el coronavirus. Sobre la joven recaen cargos por “crear problemas y dar noticias falsas”, por lo que puede recibir una condena de hasta 5 años en la cárcel.

El Partido Comunista Chino ejerce un estricto control sobre que información que se divulga en los medios, por lo que cualquier publicación no aprobada por el gobierno o ejercicio de la libertad de expresión por fuera de los parámetros permitidos es severamente penalizado. Zhan, no es la primera voz que el gobierno quiere callar por la situación epidemiologica en el país: Li Wenliang, un médico de 34 años de Wuhan, había sido reprendido por la policía por advertir al público de una enfermedad “parecida al SARS” semanas antes de que la ciudad fuera puesto en cuarentena​ y el exempresario Fan Bing, residente de Wuhan, desapareció en enero sin que se le haya vuelto a ver.

Zhang fue arrestada en mayo, usando para justificar el procedimiento una figura que las autoridades chinas suelen aplicar contra críticos, disidentes y activistas: la de “crear problemas”. Ese mismo mes, el Committee to Protect Journalists (CPJ) exigió la liberación de la profesional y que se permitiera a la prensa cubrir informaciones sobre la pandemia sin que sus reporteros temieran ser detenidos por ello.

Zhang trabaja de forma independiente colgando videos en redes como WeChat, Twitter y Youtube. Desde comienzos de febrero comenzó a informar sobre la situación del coronavirus.

Denunció, por ejemplo, que los ciudadanos de Wuhan recibieron comida podrida durante el confinamiento de 11 semanas que vivió la urbe o que fueron obligados a pagar impuestos para poder hacerse pruebas del coronavirus. Además, informó sobre otras detenciones de periodistas, los problemas de los comerciantes, la falta de empleo y el acoso que habrían recibido familiares de víctimas de la pandemia que exigieron responsabilidades a las autoridades por su gestión en los primeros brotes.

El 15 del mismo mes de mayo, la Oficina Municipal de Seguridad Pública de Shanghái reportó la detención de Zhan, añadiendo que había sido derivada al Centro de Detención Pudong Xinqu. Ahora que empieza el juicio, su caso ha generado renovado malestar entre organizaciones de derechos humanos y de defensa de la libertad de prensa.

Sobre ella tambien recae una denuncia por haber “aceptado entrevistas de los medios extranjeros Radio Free Asia (sufragada por el Gobierno de Estados Unidos) y el periódico Epoch Times (controlado por la secta Falun Gong)”. Los fiscales piden para ella una pena de cuatro a cinco años de prisión.

COMENTARIOS