Vuelta a clases

Con rechazo de los gremios, Fernán Quirós ratifica la vuelta de las clases el 17 de febrero: “Queremos evitar un daño irreparable”

Con el rechazo del gobierno nacional y los gremios docentes, el ministro porteño da por hecho la vuelta a clases. La OMS y Unicef cuestionaron el cierre de escuelas.

viernes 20 de noviembre de 2020 - 1:24 pm

Siempre dijimos que queríamos revincular a los niños con el espacio escolar y sus compañeros porque el daño de no hacerlo es potencialmente irreparable. Esa es la decisión. Hace a la salud mental. El 17 de febrero vamos a iniciar las clases, ya lo comunicamos, condicionado a la situación epidemiológica de ese momento”, sostuvo el ministro de Salud porteño Fernán Quirós.

“Las clases tendrán una dinámica de presencialidad y con cuidados de protocolo que requiera el momento epidemiológico que estamos viviendo en ese momento ya sea porque esté curva epidémica muy controlada o porque estemos en un potencial rebrote”, agregó.

Las declaraciones van a contramano de la posición del gobierno nacional y de su ministro de educación, Nicolás Trotta, quien volvió a defender las medidas oficiales: “En la mitad de la Argentina hay instancias de clases presenciales”, explicó Trotta y proyectó “para el 2021 un regreso masivo a las aulas según la situación epidemiológica de cada jurisdicción”.

En la misma linea del ministro de Educación nacional se encuentran los gremios docentes al rechazar la modalidad del retorno a las aulas porque alegan que no fueron consultados y que no hay presupuesto para garantizar el regreso a las clases presenciales.

El Secretario Adjunto del gremio de docentes porteño Ademys, Jorge Adaro, apuntó contra las palabras de Quirós ratificando el inicio del ciclo lectivo 2021 y señaló que “el inicio adelantado del ciclo lectivo no cuenta con el consenso de ningún sector”.

“Debería haber un anuncio de partidas presupuestarias para generar las condiciones”, dijo el gremialista en diálogo con El Destape Radio y alertó que “en el verano no va a estar resuelto el tema del Covid”.

Por otra parte, Adaro insistió en que “es una decisión inconsulta y unilateral. El 21 de diciembre nos vamos a ir de vacaciones sabiendo que cuando volvamos, vamos a tener que hacer asambleas para definir los pasos a seguir”.

“Los niños circulan y después tienen contacto con familiares y grupos de riesgo. Y también hay trabajadores. No es una oposición por la oposición misma. Como maestros, nosotros queremos estar en el aula. Pero también queremos que haya un nivel de seguridad para que los efectos del virus sean reducidos al máximo”, concluyó.

La posición del gobierno nacional y los gremios docentes es contraria a la de la OMS y UNICEF. El primero, defendió la necesidad de mantener abiertas las escuelas durante la pandemia de coronavirus y considera que se pueden evitar los confinamientos si se aumentan las medidas de protección. “Debemos asegurar la enseñanza para nuestros hijos”, afirmó el director para Europa de la OMS, Hans Kluge, resaltando que los niños y adolescentes no son impulsores principales del contagio y que el cierre de las escuelas no es efectivo.

Por su parte, el informe de UNICEF dice que si bien los niños pueden transmitirse el virus entre sí y a grupos de mayor edad, existen pruebas contundentes de que, con la implementación de las medidas de seguridad básicas, los beneficios netos de mantener las escuelas abiertas superan el coste de cerrarlas.

“Las escuelas no son el principal impulsor de la transmisión comunitaria, y los niños tienen más probabilidades de contraer el virus fuera del entorno escolar”, enfatizó el informe.

COMENTARIOS