Economía

Salatino, furioso con el aumento a jubilados: “Cobro $ 28.000 y me sacaron guita durante 55 años”

El periodista deportivo se mostró indignado con el aumento jubilatorio anunciado en las últimas horas por el Presidente: "Me siento como un estúpido, me están tomando el pelo y no se ponen colorados cuando te anuncian estas cosas. Te lo están dando como si fuera el Gordo de Navidad"

viernes 20 de noviembre de 2020 - 11:41 am

El reconocido periodista deportivo Guillermo Salatino reconoció que se quiere ir de la Argentina tras comentar que cobra 28.000 pesos tras aportar durante más de 55 años.

Además, se mostró muy enojado con el presidente, Alberto Fernández, y con la titular de la ANSES, Fernanda Raverta, por la forma en la que anunciaron el pequeño incremento de $ 900. Incluso la diputada Mirta Tundis, del propio Frente de Todos, tuvo que reconocer que “me quedó sabor a poco el aumento”.

A través de Twitter, Salatino comentó: “Pensé que vivíamos en un país lógico y que, después de aportar tanta plata, uno se podía retirar tranquilo con todo lo que aportaste para seguir viviendo en paz en tu casa pero no, hay que salir a laburar. No hay más remedio”.

En diálogo con LN+, Salatino agregó: “Yo ya no creo nada. Escuchaba al presidente en la campaña diciendo que le iba a poner la plata a los jubilados en el bolsillo y que al día siguiente del 10 de diciembre les iba a aumentar un 20%, yo qué sé… Cuando uno escucha que para estar por encima de la línea de pobreza tiene que cobrar $46.000 y yo que cobro $28.000 después de que me sacaron guita como loco durante 50 años, me siento el hijo de la pavota. Me siento como un estúpido, me están tomando el pelo y no se ponen colorados cuando te anuncian estas cosas. Te lo están dando como si fuera el Gordo de Navidad”.

Luego contó cómo funciona el sistema jubilatorio en otros países: “El jubilado alemán, italiano, español o francés sigue cobrando lo mismo que cobraba y, a medida que le van aumentando al que quedó en su puesto en el que estaba trabajando, le van aumentando a él”.

Luego, respondió a los funcionarios que justifican sus aumento con el inmueble o los bienes en general de los adultos mayores: “Sí, yo tengo una casa pero me la compré cuando laburaba. Si a mí me empiezan a subir los impuesto y las tarifas, y cobro $28.000, yo ya no lo puedo pagar porque no tengo más la entrada que tenía. No hay sentido común”.

Te dicen: “Mirá la casa que tiene este, la puede pagar’. No, no, yo la podía pagar y me la pude comprar cuando laburaba. Ahora soy jubilado”.

Resignado, contó que también se quiso ir del país: “Yo no soy optimista, ya estoy entregado. Mi mujer es uruguaya, y no quiso porque obviamente su vida son los nietos, pero me hubiera ido para vivir tranquilo con la plata que tengo ahorrada. Estoy muy preocupado porque quiero a este país y todos los gobernantes desde que tengo que uso de razón se han encargado de arruinar el mejor país del mundo”.

COMENTARIOS