Política exterior

Alberto Fernández se reúne con su par uruguayo, Lacalle Pou, en su primer viaje al exterior después del aislamiento

Ambos presidentes tendrán un almuerzo en la quinta de Anchorena, Colonia, con vistas a encarar desafíos regionales para el 2021

jueves 19 de noviembre de 2020 - 2:45 pm

La pandemia comienza a quedar atrás, al menos por el momento,  y el presidente de la Nación, Alberto Fernández, aprovecha los últimos meses del año para encausar su agenda de cara a los desafíos que le esperan al país y la región en 2021.

Respecto a la política exterior, el mapa geopolítico del próximo año será ampliamente diferente al de 2020: cambio de presidente en Estados Unidos con otra estrategia parar desembarcar en la región, un délfin de Evo Morales vuelve a la presidencia en Bolivia y Chile encarará una reforma constitucional.

Con estas cuestiones agenda, Alberto Fernández viajó a Uruguay para reunirse con su par Luis Lacalle Pou y avanzar juntos en una estrategia bilateral reforzada y un esquema de trabajo para el Mercosur unificado.

El Presidente salió en secreto desde la quinta de Olivos en helicóptero hacia la quinta de Anchorena situada en Colonia de Sacramento donde lo esperaba Lacalle Pou. Se trata del primer viaje al exterior de Alberto Fernández después del aislamiento y está cargado de un alto contenido político ya que se trata de la visita a un jefe de Estado con el que ideológicamente se encuentra en las antípodas.

Pese a las diferencias que los separan, Fernández, quiere profundizar las relaciones entre ambos. Lacalle Pou puede ser un aliado en la región pero para ello se requiere fortalecer el dialogo. A diferencia de lo que sucede con el mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, con quien se mostró distante y hasta hizo declaraciones en su contra, con el presidente uruguayo siempre hubo gestos diplomáticos y de cordialidad.

Una muestra de la buena sintonía que busca ofrecer Alberto Fernández con Uruguay la deslizó el 22 de octubre pasado cuando, en una entrevista a la televisión del país vecino, manifestó tajante: “No hay ningún conflicto con Uruguay. Ningún argentino puede estar mal con Uruguay. Ninguno puede darse semejante lujo. Yo tampoco me lo doy y además no tengo ningún motivo para estar mal”.

Argentina y Uruguay ya han tenido diferencias diplomáticas por sus posiciones respecto a los diversos tópicos que afectan a la región: se vieron enfrentados en la OEA por la situación de Venezuela, tuvieron severas diferencias al definir al nuevo titular del BID que impuso Donald Trump como es Mauricio Claver Carone, que la Argentina no apoyó y sí lo hizo Uruguay. También hubo diferencias entre Buenos Aires y Montevideo por las definiciones contra el régimen de Maduro que sacó el Grupo Lima.

Todo esto quiere dejar atrás Alberto Fernández en su relación con Uruguay y es lo que llevó a Colonia esta tarde para almorzar con Lacalle Pou.

El 16 de diciembre la Argentina asume la presidencia pro témpore del Mercosur y Alberto Fernández le quiere dar un giro sustancial al bloque regional. Se busca la incorporación de Bolivia como socio pleno, aunque esto depende de la última aprobación del Parlamento de Brasil. La Argentina busca en Uruguay un aliado estratégico en el Mercosur ya que el enfrentamiento con el Brasil de Jair Bolsonaro hace imposible hoy un entendimiento con el socio más grande del bloque.

COMENTARIOS