Julio Zamora

Crisis en Tigre: Zamora, golpeado por la masiva salida de funcionarios clave

El intendente sufrió una sangría de funcionarios, que debieron renunciar o fueron expulsados tras protagonizar episodios escandalosos; el nuevo funcionario de confianza del intendente es Pedro Heyde, quien ahora se encuentra en el ojo de la tormenta por su vínculos con dos sociedades de tratamiento de residuos

martes 17 de noviembre de 2020 - 1:48 pm

El intendente de Tigre atraviesa uno de los peores momentos de su gestión desde su llegada al poder en noviembre del 2013. Desde que comenzó la pandemia, el jefe comunal fue perdiendo rápidamente a sus principales funcionarios, envueltos en escándalos por incumplimiento de la cuarentena o por graves denuncias en su contra.

El último funcionario de peso que perdió el intendente de Tigre fue el secretario de Protección Ciudadana, Eduardo Feijoo al día siguiente de que este medio diera a conocer de manera exclusiva las imágenes de la escandalosa detención del ex jefe de prensa del intendente, Fernando Campdepadrós, manejando borracho y amenazando a efectivos de seguridad de Tigre que lo habían detenido con 344.000 pesos en efectivo.

La detención de Campdepadrós

Lo curioso es que el reemplazo de Feijoo quedó en manos de una funcionaria con nula experiencia en seguridad. Se trata de Ximena Guzmán, quien venía desempeñándose hasta ahora como subsecretaria de Tránsito de Tigre. Previamente fue directora general de Promoción y Fortalecimiento Familiar y directora de Asentamientos y Barrios Populares.

“Falta orden y hay cargos clave que aún están vacantes u ocupados por personas sin conocimientos en el área”, reconoció un hombre cercano a Zamora ante la consulta de este medio. La misma fuente, quien además es vecino del municipio, se lamentó: “Ya no es el Tigre que supo ser modelo en seguridad y tecnología”.

Seguidilla de renuncias

Envuelto en otra situación escandalosa, este año debió renunciar uno de los principales colaborares de Zamora. Se trata de Fernando Lauría, que a fines de junio de este año era el “pulpo” del Gobierno tigrense, ya que tenía a su cargo la Secretaría General, la Secretaría de Salud, la Secretaría de Economía y Hacienda, la Secretaría de Ingresos Públicos y la Secretaría de Educación. Lauría debió renunciar por el escándalo del Paddle Gate, por el cual fue detenido junto a otras 15 personas en un torneo en un club de Pilar en plena cuarentena.

Fernando Lauría, el ex “pulpo” de Zamora que debió renunciar por el Padle-Gate

Este mismo defecto de liderazgo del intendente se refleja también en el Concejo Deliberante local, en el que hace rato perdió el manejo. Actualmente, la Presidencia es ejercida por Segundo Cernadas, concejal de Juntos por el cambio, y el zamorismo ha tenido problemas hasta para mantener la unidad de su propio bloque.

Otro escándalo se avecina

Actualmente, un escándalo de corrupción sacude al principal funcionario del intendente. Tal como anteriormente hacía Lauría, el nuevo “pulpo” es Pedro Heyde, quien tiene a cargo la Secretaría General, la Secretaría de Salud, la Secretaría de Economía y Hacienda, la Secretaría de Ingresos Públicos, la Secretaría de Educación, la Secretaría de Obras Públicas, la de Deporte y la de Turismo.

Sin embargo, Heyde no escapa a los escándalos: en los últimos días se conoció que uno de sus hombres de confianza es a la vez funcionario de la Municipalidad y le factura millones a la caja local a través de la Cooperativa Creando Conciencia.

El funcionario de Heyde que quedó envuelto en el escándalo de corrupción es Edgardo Jalil, titular de la Cooperativa Creando Conciencia. Pero no es la única cooperativa investigada: Recilit, empresa del amigo de Heyde, Juan Emilio Podavini también es contratada por la municipalidad para gestionar los residuos. Recilit estuvo involucrada en 2018 es una investigación por haber vendido a empresas autopartistas las partes que las empresas automotrices le ordenaban destruir. Así consta en una investigación de la Superintendencia de Investigaciones Federales.

COMENTARIOS