FIFA Gate

#FIFAGate: le dan tres años de libertad condicional al argentino que facilitó sobornos a Burzaco y Grondona

El rol de Arzuaga consistía en ayudar a Julio Grondona y Alejandro Burzaco, ex CEO de Torneos y Competencias, a crear empresas fantasmas con cuentas en el banco suizo a donde le llegaban los sobornos de empresas de televisación

lunes 16 de noviembre de 2020 - 9:55 pm

La jueza Pamela Chen condenó este lunes a Jorge Arzuaga, un banquero argentino implicados en el FIFA Gate, a tres años de de libertad condicional en Estados Unidos.

El ex empleado del banco Credit Suisse fue el hombre que ayudó al empresario Alejandro Burzaco y al ex vicepresidente de la FIFA Julio Humberto Grondona a ingresar millones de dólares de coimas al sistema bancario europeo a través de empresas fantasma. En 2017, se había declarado culpable de haber participado de la red de sobornos que funcionó durante años en el fútbol sudamericano.

Según explicó él mismo, Arzuaga desvió fondos a través de bancos de Buenos Aires y Zúrich que correspondían a sobornos por los derechos de transmisión de diferentes competiciones futbolísticas de carácter internacional: “Desde 2010 a 2014 acordé ayudar a Burzaco y a Torneos a transmitir pagos al entonces presidente de la Asociación del Fútbol Argentino”, apuntó.

La defensa del banquero había pedido 36 meses de libertad condicional, algo que finalmente consiguió, y sin castigo económico, a pesar de que sus delitos podían corresponderle hasta de 20 años de cárcel.

En una de sus declaraciones ante la Justicia norteamericana en 2017, Arzuaga informó que luego de la muerte de Grondona, en 2014, Burzaco le hizo transferir el dinero de su cuenta a sus herederos y para llevar a cabo la operación confeccionó un contrato falso. El implicado reconoció que estaba al tanto de que el dinero correspondía a coimas y confirmó que se usó el sistema bancario norteamericano para lavar.

El FIFA Gate es el escándalo de corrupción más grande de la historia del fútbol mundial y provocó, entre otras consecuencias, el final político de Joseph Blatter, quien era presidente de la FIFA cuando el FBI detuvo a los primeros dirigentes en mayo de 2015 y actualmente está suspendido de por vida de toda actividad relacionada con el fútbol.

En el marco del escándalo FIFA, el Gobierno estadounidense ha acusado a unas 45 personas y a varias empresas deportivas de más de 90 delitos y de pagar o aceptar más de USD 200 millones en sobornos. De los cerca de 45 acusados, cinco han fallecido. Un total de 26 se declararon culpables, y de ellos al menos seis han sido sentenciados. Una docena aún están en sus países, donde fueron procesados por la justicia local o están en libertad mientras combaten la extradición.

 

COMENTARIOS