Salud

Las diez enfermedades que suelen causar más dolor

Si bien el dolor es un síntoma subjetivo, cuya intensidad varía de persona a persona, hay algunos relativamente comunes

martes 24 de noviembre de 2020 - 7:08 am

El dolor es un síntoma subjetivo, cuya intensidad varía de persona a persona. La misma enfermedad puede causar un dolor lacerante en un paciente y uno moderado en otro. Hay quienes tienen mayor tolerancia que otros y las enfermedades no llegan a todos con la misma intensidad.

Por lo tanto, definir cuáles son las diez más dolorosas condiciones no es una tarea sencilla. Pero estos son diez problemas de salud relativamente comunes y suelen ser dolorosos ya sea debido a su intensidad, cronicidad o por su capacidad de hacer a la persona poco productiva.

Cólico renal

Es el dolor causado por un cálculo renal. Se describe a menudo por las mujeres como un dolor mucho más intenso que el de parto. El dolor de la crisis de cálculo renal está generalmente situado en la espalda o en la región del abdomen y puede irradiarse a la ingle, escroto o muslos. Aparece de repente y es tan intenso que generalmente deja el paciente inquieto e incapaz de encontrar una posición que produzca alivio.

Es un dolor autolimitado. Aunque demasiado intenso, dura solamente unas pocas horas y responde relativamente bien a los analgésicos por vía intravenosa o intramuscular.

Fibromialgia

Esta enfermedad crónica de causa desconocida provoca dolor muscular generalizado e hipersensibilidad en muchas áreas del cuerpo. A pesar del dolor, los exámenes siempre son normales. No hay ningún cambio detectable en pruebas de laboratorio, ni en los exámenes de imagen común, como rayos x, ecografías, tomografías, etcétera. Más allá del dolor, el médico no puede identificar cambios a través de la exploración física del paciente. Las biopsias realizadas en los músculos, tendones y ligamentos nada revelan, no hay signos de inflamación, lesiones, ni mucho menos cambios estructurales.

Se cree que el cerebro de los pacientes con fibromialgia es excesivamente sensible a los señales de dolor que llegan a través de los nervios. Estímulos que son indoloros o poco dolorosos para la mayoría de las personas se interpretan como dolor intenso.

Neuralgia postherpética

El herpes zoster, conocido popularmente como culebrilla, es una enfermedad infecciosa causada por el virus Varicella-Zóster, el mismo que causa la varicela. Es una reactivación del virus de la varicela, que generalmente permanece “oculto” en nuestros nervios durante varios años después de su primera aparición. A diferencia de la varicela, que incluye lesiones esparcidas en todo el cuerpo, el herpes zoster forma lesiones más localizadas, normalmente en la región de la piel inervada por los nervios donde el virus se “oculta”. Esta erupción cutánea generalmente es dolorosa y dura pocos días.

Aproximadamente entre un 10% y 15% de los pacientes con herpes zoster desarrolla una complicación llamada neuralgia postherpética, que se caracteriza por la permanencia del dolor en el lugar afectado, incluso después de un largo tiempo de resolución de la lesión. La infección desaparece, pero el dolor queda.

Dolor del miembro fantasma

Este es un fenómeno complejo que puede presentarse después de la amputación de un miembro como brazo o pierna. El dolor de miembro fantasma puede ser ardiente, un pinchazo, aplastamiento, torsión o shock eléctrico. Puede ser crónico y tan intenso como para perturbar la vida diaria. También puede sentir otras sensaciones, como si el brazo o la pierna estuviesen todavía allí, tipo movimiento, calor, presión, vibración e incluso picor. El control inadecuado en la fase preoperatoria y postoperatoria de la amputación parece aumentar el riesgo de desarrollarlo.

Neuralgia del trigémino

El nervio trigémino es uno de los 12 pares de nervios que inervan la cara y la cabeza. Es llamado así porque tiene tres ramas: oftálmica, maxilar y mandibular. El trigémino es un nervio con función motora y sensorial, que es responsable de controlar los músculos de la masticación y la sensibilidad facial.

La neuralgia del trigémino se produce cuando hay una compresión de la raíz nerviosa, generalmente causada por un cambio anatómico de un vaso sanguíneo a su entorno. Causa crisis de dolor agudo en las áreas inervadas por una o más de sus ramas. Este malestar suele ser de tipo shock eléctrico, dura desde unos segundos a unos pocos minutos y por lo general afecta solamente un lado de la cara. Los ataques tienden a ser recurrentes.

Migraña

También llamada jaqueca, es una de las formas más comunes de dolor de cabeza. Se caracteriza por ser un dolor unilateral de carácter pulsátil y de inicio gradual, que empeora progresivamente hasta que alcanza gran intensidad después de un par de horas. Las crisis pueden durar de 4 a 72 horas.

A menudo el empeora con la luz brillante y el ruido y puede acompañarse de náuseas y vómitos. También es común la hipersensibilidad del cuero cabelludo, que puede conducir al agravamiento del dolor con un simple cepillado. Durante la crisis, la persona tiende a quedarse quieta, aislada, en lugar oscuro y no puede participar en actividades cotidianas.

El 20% presentan aura, que son las señales neuronales que preceden a la aparición del dolor. Por lo general son puntos luminosos o rayos de luz en la mirada y hormigueo en alguna región del cuerpo, que ocurren antes del inicio del dolor y desaparecen espontáneamente después de su aparición.

Gota

Esta enfermedad se presenta en pacientes con altos niveles de ácido úrico en la sangre. La deposición de ácido úrico en las articulaciones promueve una intensa reacción inflamatoria, provocando un cuadro de artritis, que se caracteriza por intenso malestar, enrojecimiento, hinchazón y calor local. La artritis gotosa es una de las más dolorosas formas de artritis.

Las articulaciones más afectadas son las de los pies, sobre todo el primer dedo y las rodillas. Es tan dolorosa que algunos no pueden cubrir sus pies, porque el contacto de la manta con el área inflamada ya causa un dolor muy fuerte.

Dolor del primer parto

Aunque no sea una enfermedad, el trabajo de parto, especialmente en nulíparas (que nunca han tenido hijos), puede ser tan doloroso que merece estar en esta lista. El sufrimiento cambia de origen a la medida que el proceso avanza. En la primera fase, es causado por las contracciones uterinas. Además del útero, se puede sentir el malestar en la pared abdominal, lumbosacra, crestas ilíacas, glúteos y muslos.

Cuando la dilatación del cuello uterino llega a 7 a 10 cm, la paciente comienza a la transición a la segunda etapa del trabajo de parto, y el dolor se convierte predominante debido a la distensión de la vagina, del perineo, del piso y los ligamentos pélvicos. En esta etapa es más intenso porque es una combinación del dolor de las contracciones uterinas y la distensión del tejido vaginal y perineal.

Cefalea en racimos

Esta forma de dolor de cabeza unilateral causa intensos ataques de dolor y suele restringirse a la región alrededor de uno de los ojos. El padecimiento es tan intenso que la persona puede quedarse muy agitada, meciéndose y caminando de un lado a otro. Hay casos en que comienza a golpear su cabeza contra la pared.

El lado afectado de la cabeza suele presentar algunos signos, como ojos llorosos, enrojecimiento de los ojos, nariz que moquea, caída del párpado (ptosis) y sudoración. Comienza de repente y sin previo aviso. La crisis dura, en promedio, de 15 a 60 minutos y puede aparecer varias veces durante el día.

Síndrome del dolor regional complejo

Es un trastorno crónico que afecta a un área específica del cuerpo (generalmente brazo, mano, pierna o pie) y se caracteriza por dolor intenso, hinchazón, limitación de movimientos y cambios de la piel. Tiene causa desconocida y generalmente se presenta después de una fractura, quemadura, corte o cirugía.

A menudo es descrito como un ardor, picazón o deshilachado, que se siente muy dentro del miembro y es desproporcionado a la lesión que dio lugar. Es generalmente continuo y puede ser exacerbado por el movimiento de los miembros, contacto, variación de temperatura o estrés. Puede durar desde semanas a varios años.

Varias otras condiciones que no fueron listadas también causan dolor severo y merecen, al menos, ser citados: peritonitis, endometriosis, crisis álgica de la anemia falciforme, dolor ciática, fractura ósea, quemaduras, capsulitis adhesiva, pancreatitis aguda, dolor postoperatorio, aneurisma cerebral, síndrome de dolor miofascial, torsión testicular y torsión ovárica.

Fuente: Eme de mujer

COMENTARIOS