Bomba del día

Exclusivo | En alianza con Aníbal Ibarra, Lammens da el primer paso en su plan presidencial

Semanas atrás, este medio adelantó que el actual ministro de Deportes y Turismo se encontraba tejiendo una alianza con el ex jefe de Gobierno porteño para armar un espacio propio dentro del oficialismo; en las próximas horas, estas reuniones secretas se cristalizarán en la asunción de Lammens como presidente del espacio político Frente Grande; las intenciones finales del ministro y los cortocircuitos con La Cámpora

sábado 14 de noviembre de 2020 - 6:03 pm

“El turismo será el gran protagonista de la reactivación económica argentina”, repite como un mantra el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, en cada entrevista que brinda y acto del que participa. Su expresión de deseo coincide con sus intenciones políticas a futuro: el actual ministro es consciente de que una buena campaña de turismo receptivo que aporte divisas en época de vacas flacas puede posicionarlo como uno de los principales integrantes del Gabinete de Alberto Fernández.

En caso de que su augurio se cumpla, Lammens comenzó a construir una plataforma política desde la cual empezar a mostrarse como una opción presidencial en el largo plazo. Por ello, tal como adelantó este sitio semanas atrás y terminó de confirmar el periodista Ricardo Benedetti a través de las redes sociales, Lammens asumirá en las próximas horas como presidente del Frente Grande, un espacio político que incluye al ex jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra como uno de los principales referentes.

“Es joven, tiene toda una vida política por delante y sabe que esta es una maratón, no una carrera de 100 metros. Pero cuando se fue de San Lorenzo para disputar la Ciudad todos los que lo conocemos sabíamos que el objetivo final de él es la Presidencia”, confió a NEXOFIN un hombre que lo conoce desde sus inicios en el club de Boedo y que aún mantiene contacto con el ministro.

El relanzamiento que cobraría el Frente Grande con la presidencia de Lammens y con el aval de Aníbal Ibarra -histórico integrante de ese espacio- debe leerse en el siguiente contexto: en las últimas semanas, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, perdió fuerza ante la secretaria de Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra. “Es ella ahora la persona de mayor confianza de Alberto”, confiaron a este medio dos fuentes de Casa Rosada en los últimos días. Muchos coinciden en que el impulso que le dio Ibarra a la despenalización del aborto forma parte de su estrategia de ir posicionándose como principal candidata a diputada nacional en 2021. Lammens e Ibarra se sienten que es el momento político adecuado para dar este paso.

Sin embargo el protagonismo que desea cobrar Lammens dentro del oficialismo genera cortocircuitos internos con integrantes de La Cámpora, que no ven con buenos ojos una reedición de lo que ocurrió en 2019, cuando sin militancia previa se terminó quedando con una candidatura que en el espacio político liderado por Máximo Kirchner creen que, por trayectoria, le correspondía a Mariano Recalde.

“No sabe lo que es un comedor, tiene menos calle que Venecia”, ironizó un integrante de la mesa chica de La Cámpora ante la consulta de este medio. Sobre las chances del actual ministro de sentarse en un futuro en el sillón de Rivadavia la misma fuente sentenció: “No tiene chances”.

Pese al rechazo interno, la decisión presidencialista de Lammens tiene una estación obligada en la Ciudad de Buenos Aires. Su eventual candidatura porteña en 2023 tendría a Martín Lousteau del otro lado. En julio del 2019, cuando “Guga” cerró filas detrás de la candidatura de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad, Lammens se animó a vaticinar en una entrevista con Letra P: “El tipo que votó a Lousteau no tengo dudas que nos va a votar a nosotros”. Semanas después, Lammens vería cómo su diagnóstico político fallaba. Hoy, un año después de esa elección, todo indicaría que Lousteau será su próximo rival en su “maratónico” camino hacia una candidatura presidencial.

COMENTARIOS