Política

Renunció una funcionaria de la Cancillería y deslizó críticas al Gobierno

Tras la salida de María Eugenia Bielsa del gabinete de Alberto Fernández, se confirma otra renuncia en el staff de gobierno. En este caso se trata de Silvia Vázquez, que era Directora de Asuntos Ambientales del Ministerio de Relaciones Exteriores.

viernes 13 de noviembre de 2020 - 8:11 pm

Se conoció la renuncia de Silvia Vázquez como Directora de Asuntos Ambientales del Ministerio de Relaciones Exteriores. En una carta pública insinuó que su renuncia está vinculada a diferencias con la dirección de la gestión del ministerio que, se interpreta, iría en contra de sus convicciones. Vázquez había sido diputada aliada al kirchnerismo hasta 2011.

A través de una carta que hizo pública en las redes sociales, la también presidente del Partido Verde anunció su dimisión indeclinable al cargo que asumió en marzo en la cartera que conduce Felipe Solá.

“Me voy con el acuerdo de Escazu hecho realidad, con los diálogos encaminados a la COP 26 con el tercer sector y con la satisfacción de la cooperación internacional lograda para cuidar la vida silvestre amenazada, el cuidado del ambiente de la contaminación por químicos peligrosos, y más recientemente la aprobación del Proyecto REDD PLUS para mejorar la gestión de bosques nativos y reducir las emisiones de GEI (gases del efecto invernadero) por un importe de USD 82.000.000”, consigna en uno de sus primeros párrafos.

“Nuestra democracia acumula demasiadas deudas con el ambiente y con la calidad de vida de millones de compatriotas. El debate sobre cuál debe ser el modelo de desarrollo productivo para la salida a la crisis sistemática en la que nos pone el Cambio Climático, agravado por el COVID 19, recién empieza, y para ser leal a mis convicciones y al pueblo quiero hacerlo con total independencia”, escribió después la funcionaria.

Y agregó: “Toda depredación en nuestra historia siempre condujo a más pobreza. Y los cambios que debemos hacer son aquí, son ahora, exigiendo un valor también inédito, y deben ser hechos en una sola dirección: hacia una sociedad más ecológica, que abrace un desarrollo sostenible que priorice la protección y el cuidado de nuestros ecosistemas, de los que dependemos para sostener la vida con dignidad de nuestro pueblo. Los bienes naturales de los argentinos no están en oferta para la satisfacción de la avaricia financiera nacional o internacional, o para el descarte de las actividades riesgosas para la salud de las personas y de la naturaleza”.

COMENTARIOS