Congreso

El Senado aprobó el presupuesto 2021, pero vuelve a Diputados por un “error técnico”

La Cámara Baja tratará nuevamente el texto de la iniciativa debido a un error administrativo por el cual varias planillas de anexos con obras destinadas a las provincias no fueron enviadas a la Cámara Alta.

jueves 12 de noviembre de 2020 - 11:28 pm

El Senado aprobó este jueves el Presupuesto 2021 con 45 votos a favor, 2 en contra y 23 abstenciones. Sin embargo, en un hecho inédito, el proyecto deberá volver a la Cámara de Diputados a causa de un error registrado en el envío de planillas anexas de obras públicas.

Así lo indicó el presidente de la Comisión de Presupuesto, el senador oficialista Carlos Caserio, quien explicó el error administrativo surgió porque las planillas que se trabajaron en las comisiones de Diputados correspondían a la versión original impresa y al PDF, pero nunca se adosaron al sistema GDE del mensaje que llegó al Senado.

Caserio aclaró que esas hojas “no ingresaron en el texto de la ley” aprobado por la Cámara de Diputados. Y “por más que estén en un formato digital deben ser incorporadas”, por lo que solicitó a la Cámara Baja realizar “una breve sesión para ratificar este presupuesto”.

Nuestro bloque no va a hacer ninguna modificación, ni va a agregar ninguna obra de ningún tipo. No va a haber ningún cambio del Presupuesto que viene de Diputados”, precisó el senador cordobés.

Pasada la observación, los senadores continuaron con el debate en el que expusieron 35 oradores. Por la oposición Martín Lousteau manifestó: “Este presupuesto no incorpora la movilidad, la reforma tributaria, el impuesto a las grandes fortunas y tampoco la moratoria provisional”. Y adelantó: “Nos vamos a abstener y vamos a votar de manera negativa algunos artículos”.

En esa línea, el senador del PRO, Esteban Bullrich, consideró que “este presupuesto tiene inconsistencias porque el consenso fue entre pocos” y agregó que “no ha habido escucha por parte del Gobierno, eso es un gran problema en el proceso presupuestario”.

“Hemos sido una oposición responsable, votamos las leyes que necesitaba el Gobierno. Pero queremos construir un país de consenso, de respeto, seguro, libre, productivo y exportador”, agregó.

Por su parte la senadora oficialista, Norma Durango resaltó que “por primera vez nuestro país tendrá un presupuesto con perspectiva de género y diversidad que permite visibilizar el esfuerzo que realiza el Estado para cerrar brechas y eliminar desigualdades”.

“Es también la primera vez que un presupuesto nacional menciona en su texto a las personas travestis, transexuales y transgéneros, y que hecha luz sobre sus condiciones de vida y los obstáculos que tienen en el ejercicio de sus derechos”, añadió.

Los representantes de las distintas provincias, opositores y oficialistas, no dudaron en remarcar las grandes diferencias económicas que sigue habiendo en subsidios destinados al AMBA con respecto al resto del país. En ese punto, el neuquino Oscar Parrilli, presentó un Power Point para ejemplificar porque la iniciativa en discusión “dista de ser un Presupuesto Federal”, en cada filmina mostró como la Ciudad Autónoma de Buenos Aires recauda en relación al resto de las provincias.

“Acá vemos la terrible inequidad que tenemos en la Argentina. La Ciudad de Buenos Aires tiene una recaudación propia por habitante de 70 mil pesos por año. Si lo comparamos con las provincias más chicas los números son escalofriantes” ejemplificó.

Parrilli aseguró, no obstante, que el proyecto de Presupuesto “es un avance importante en cuanto a la federalización de los recursos del presupuesto nacional y en cuanto a lo que el Estado invierte en obras importantes en cada una de nuestras provincias”.

El titular del bloque Juntos Somos Río negro, aliado al oficialismo, Alberto Weretilneck, defendió su voto a favor y destacó la importancia del Presupuesto 2021, pero manifestó su preocupación por los subsidios al transporte público en el interior del país, así como también las partidas presupuestarias para las universidades patagónicas.

Al cierre, el titular de la bancada del Frente de Todos, José Mayans, señaló que el Presupuesto 2021 “tiene una visión federal, que no discrimina, que busca encauzar al país en el crecimiento” y criticó a la oposición por las críticas recibidas. “Desde la oposición dicen que no hay que hablar del pasado. Quieren negar el pasado, pero nosotros tenemos que analizar la situación en la que recibimos el país”, dijo.

“Creo que habrá un efecto rebote en la economía y si tenemos vacunas contra el Covid, si Dios quiere, va a cambiar totalmente el funcionamiento de la economía, que estará en pleno funcionando”, analizó.

Sobre el tema de las planillas, explicó: “Acá nosotros no venimos ni con mentiras, ni con engaños. Nosotros no decíamos lo de las planillas y capaz que no se daban cuenta. Porque así como no leyeron el Presupuesto, tampoco iban a saber cuántas planillas había”. “Nosotros tuvimos la honestidad de decir ‘tuvimos este problema’. Para que la gente sepa que no mentimos”, cerró.

En lo macroeconómico, la iniciativa mantiene un gasto total estimado de 8,3 billones de pesos, de los cuales 7,5 billones corresponden a gastos corrientes. El déficit estimado para 2021 es del 4,5% del PBI y se proyecta un crecimiento de la economía del 5,5%. Mientras que el pago de intereses de la deuda se reducirá del 3,5 al 1,5% del producto, el gasto de capital está previsto en el 2,2% del PBI. De este modo se duplicó con respecto al 2019. Se estima que la inflación para todo 2021 estará alrededor del 29 por ciento y que el precio del dólar oficial, a diciembre del año que viene, será de 102 pesos.

El proyecto también estima que las exportaciones crecerán un 10,2% y que habrá un incremento de las importaciones de 20,4%, con un saldo de balanza comercial superavitaria de alrededor de US$ 15.087 millones.

También, se destinarán $5,5 billones a gastos sociales para el pago de jubilaciones y asignaciones sociales, programas alimentarios, de economía social, entre otros, lo que representa el 65% de los recursos contemplados para 2021 y se reducirá el pago de intereses de la deuda pública.

En cuanto a infraestructura, sólo para obras de saneamiento y cloacas el Presupuesto tendrá un aumento del 500% con respecto a las partidas de 2019.

Además, será el primer Presupuesto diseñado con perspectiva de género, ya que se destinarán hacia esas políticas el 15% de sus recursos previstos para 2021.

Durante el debate en la Cámara de Diputados, se sumaron $7.000 millones a los subsidios al transporte de pasajeros del interior; se agregaron $4.000 millones a las Universidades; y se fijaron cupos fiscales de $24.000 millones para beneficios de la ley de Economía del Conocimiento.

COMENTARIOS