Psicología

Cómo reconocer la adicción a los videojuegos en los jóvenes

Qué pueden hacer los adultos para evitar que se convierta en una enfermedad mental

sábado 21 de noviembre de 2020 - 7:12 am

Los videojuegos en línea, conocidos como gaming, pueden servir para que los chicos se entretengan, interactúen con otras personas y desarrollen la tolerancia a la frustración y el interés por superarse a sí mismos, pero los adultos deben estar atentos para reconocer cuándo sobrepasan los límites.

Un padre puede darse cuenta si su hijo se volvió adicto a los videojuegos cuando éste se ve imposibilitado de parar de jugar por sus propios medios. La Organización Mundial de la Salud reconoció a esta adicción como una enfermedad mental.

Entre los síntomas a los que tienen que estar atentos los adultos están el desinterés en otros aspectos cotidianos, retraimiento, irritabilidad cuando se deja de jugar o dificultad y frustración a la hora de tolerar los límites. En lo físico, pueden percibirse manifestaciones de ansiedad y cierta dejadez en lo personal.

Hay casos de jóvenes que juegan frecuentemente como método para huir de los problemas. “Cuando no existen posibilidades de afrontar lo cotidiano o no hay otros canales para expresarse, pueden refugiarse en el juego”, advierte el psicólogo Damián Supply (M.N. 44.122) al portal Conbienestar.

Si se encuentra el equilibrio, puede ser una actividad de esparcimiento, exploración y desarrollo de intereses, ya que existen juegos para todos los gustos y virtualmente se generan comunidades que permiten a las personas relacionarse.

Son innumerables los juegos que, por el hecho de mantenerse dentro de ellos por un determinado tiempo, o de invertir dinero, desbloquean recompensas o elevan niveles. Se premia al que más tiempo pasa en su red, e indirectamente fomentan la adicción. Esa búsqueda no es para nada inocente.

El psicólogo sugiere motivar a los chicos a realizar otras actividades donde puedan encontrar esa pertenencia y reconocimiento que reciben dentro del mundo gamer. Además, generar conciencia en el hogar sobre el uso adecuado de la tecnología, reconociendo a cada uno como “participante activo”. A la hora de pensar en videojuegos, es fundamental saber elegir alguno que pueda estimular la capacidad creativa, algún interés o las habilidades de quien vaya a jugarlo.

Fuente: Conbienestar

COMENTARIOS