Medios

Quién es “El Fantasma” González González, el oscuro empresario que manejó Canal 9

En las últimas horas, este escurridizo empresario fue llamado a declaración indagatoria por los presuntos delitos de falsedad ideológica de instrumento público y estafa en grado de tentativa en su intención por quedarse con Canal 9

jueves 12 de noviembre de 2020 - 2:51 pm

Negociados con dictaduras sangrientas, un ministro nacional como su abogado personal y múltiples denuncias por corrupción y uso de testaferros forman parte del prontuario que arrastra Remigio “El Fantasma” González González, un empresario de medios de comunicación mexicano-estadounidense, dueño del grupo Albavisión, que en la Argentina se hizo conocido por haber sido titular de Canal 9.

En las últimas semanas, se conoció que el fiscal federal Guillermo Marijuan pidió la indagatoria de este escurridizo empresario en una causa iniciada el año pasado en la que se lo acusa de haber falsificado un documento para apropiarse de Canal 9. Quien lo denunció fue el abogado Carlos Lorefice Lynch, en el marco de la batalla legal por la posesión de la señal. La imputación a González González es por los presuntos delitos de falsedad ideológica de instrumento público y estafa en grado de tentativa y el caso se sustenta en el juzgado federal a cargo de María Romilda Servini de Cubría.

Pero, antes de desembarcar en la Argentina, Remigio González González ya arrastraba un extenso historial de denuncias en su contra.

Sus primeras adquisiciones en los medios de comunicación fueron en Guatemala en 1981 y 1982, donde se hizo con varios canales de televisión, en momentos en que el país vivía bajo una de las más sangrientas dictaduras militares. Las operaciones comerciales de González González contaron con el apoyo de los dictadores de turno, los Generales Romeo Lucas García y Efraín Ríos Montt, responsables de masacres de decenas de miles de guatemaltecos, en su mayoría indígenas mayas.

El mote de “fantasma” se lo ganó al ritmo de prácticas poco éticas a nivel empresarial, con el objetivo de evadir las normas antimonopólicas que rigen en muchos países de América Latina. Con el tiempo, abarcó una extensa red de medios, con 45 canales de TV, 68 emisoras de radio y 65 salas de cine desde México hasta la Argentina. González González adjudica la propiedad de estas empresas a sus familiares y representantes para evadir las reglamentaciones antimonopólicas en cada país pero, lejos de desalentar la atención pública, su figura y su trayectoria inspiraron cientos de informes periodísticos denunciando estas prácticas.

Si hay algo claro en su recorrido empresarial es que no hace diferencias ideológicas al momento de hacer negocios. Tiempo después de haberse visto favorecido por la dictadura guatemalteca, González González hizo una alianza con el Frente Sandinista de Liberación Nacional. Luego de conocer en 1992 a Daniel Ortega, quien perdió las elecciones en ese mismo año, este empresario fundó la empresa nicaragüense Nueva Imagen S. A. Allí crearon el Canal 4, con pura propaganda del Frente Sandinista de Liberación Nacional, y en 2007, en la vuelta al mandato de Ortega, el canal quedaría en manos del gobierno.

Tras desembarcar en Chile, Bolivia y Paraguay, Remigio desarrolló un modus operandis que le permitió quedarse con canales en condiciones financieras frágiles. De esta manera, en los años 2000, continuó con sus masivas compras de cadenas en el continente, vendiéndoles inicialmente programación a empresas en mala situación económica o propietarios de canales que estaban desaparecidos o denunciados, para luego cobrarse las deudas embargando el canal para quedarse con el control de éste.

Con los años, sus tentáculos se esparcieron por otros países de Latinoamérica -El Salvador, República Dominicana, Ecuador, Costa Rica- hasta que en 2007 llegó a la Argentina de la mano de Canal 9. Sin embargo, como ocurre en todos los países donde “El Fantasma” puso un pie, las complicaciones aparecieron, con denuncias en su contra por falsificación de documentos, con la intención de quedarse con el control de la señal.

Por último, hubo una denuncia que expuso la capacidad que tiene este empresario de influir en los poderes de turno en los países americanos de habla hispana. Días atrás, en República Dominicana, el periodista Narciso Isa Conde reveló que un ministro del Gobierno dominicano -Orlando Jorge Mera, titular de Medio Ambiente y Recursos Naturales- es a la vez abogado de una de las empresas de González González, en una causa en la que es investigada por corrupción.

COMENTARIOS