Toma de vivienda en Cariló

Cheques sin fondos por $ 17 millones: el oscuro historial del acusado de usurpar la casa de Cariló

El hombre fue señalado por los vecinos como el encargado de la toma. La justicia investiga si se trataría de un testaferro de Rudy Ulloa.

lunes 9 de noviembre de 2020 - 4:32 pm

En los últimos meses, los vecinos y comerciantes de Cariló se acostumbraron a verlo llegar casi todos los fines de semana. Algunos lo conocen por su nombre, otros por una seña particular: las cadenas de oro que cuelgan de su cuello. Ante las autoridades locales, los testigos contaron que “chapeaba” diciendo que era “el testaferro de Rudy Ulloa” y que era el que pagaba los arreglos que se hicieron a la casa que fue usurpada en enero y estuvo ocupada por un grupo de al menos 15 personas hasta la semana pasada, cuando finalmente fue restituida a sus dueños.

Testimonios de testigos y vecinos del barrio permitieron identificar al hombre al frente de la toma como Mauricio Damián Ríos e iniciaron una investigación. Y hallaron un dato alarmante: tiene un historial de 721 cheques rechazados por un total de $ 17.776.050. Todos por falta de fondos.

El dato surge de un informe del Central de Deudores del Sistema Financiero del Banco Central, pedido por la cartera de Seguridad municipal, al que tuvo acceso Clarín.

El informe del Banco Central muestra que, por ejemplo, el 22 de noviembre de 2016 Ríos emitió un cheque por $ 98.400, dos días más tarde otro por $ 100.000, el 30 otro por $ 70.000 y el 5 de diciembre otro más por $ 95.995,20. Ninguno tuvo fondos en la cuenta para respaldarlo.

Los cheques rebotados tiene fecha entre fines de 2016 y mediados de 2017, antes de que comenzara la toma en la casa de la coqueta localidad de la Costa Atlantica. “Es evidente que es una actitud defraudatoria, no es que no se dio cuenta que no tenía fondos en la cuenta” aseguró a Clarín Lucas Ventoso, secretario de Seguridad de Pinamar.

Insolitamente, Ríos no quedó imputado por la toma de la vivienda: “No está acusado de nada, lo estamos investigando con la policía, desde la secretaría de Seguridad y todavía no hay ordenes del fiscal”, agregó Ventoso.

Desde la secretaria de Seguridad de Pinamar, creen que los usurpadores serían una banda de “por lo menos 15 personas”, que son de Mar del Plata, van y vienen, con vehículos de gran porte y también cuatriciclos.

“Tenemos decenas de testimonios de vecinos y personal de distintos rubros de la construcción que lo señalan (a Ríos) como que es quien pagaba todo. Y cuentan que chapeaba diciendo que era el testaferro de Rudy Ulloa”, cuenta Ventoso.

Hace tiempo se sospecha que Ríos sería testaferro de Ulloa, ex chofer de Néstor Kirchner, devenido en millonario. En 2014, Ulloa se desprendió de una empresa. Según consta en el aviso Ley 11.867, cedió y transfirió el fondo de comercio del “Súper Comunitario” a Ríos. La entonces titular de la CC-ARI de Santa Cruz, Mariana Zuvic, denunció que el nuevo propietario era un “testaferro de Rudy”.

Desde la secretaria de Seguridad de Pinamar, ahora esperan que la Justicia avance con la investigación del caso. Hay una causa abierta por usurpación -a la que se podrían agregar los delitos de defraudación y estafa, si se confirma que se presentó un contrato de alquiler trucho– y otra por un auto gemelo encontrado en la vivienda. Se trata de un Jeep que ya fue secuestrado. Según Ventoso, habría un segundo vehículo -una Ford Ranger- pero los ocupantes se la llevaron antes del allanamiento.

La causa se encuentra a cargo del fiscal Eduardo Elizarraga, quien en enero desestimó la denuncia de usurpación porque los ocupantes presentaron un contrato que sería falso. Ahora, decidió que los dueños de la casa sean los guardadores judiciales de todas las pertenencias que dejaron allí los usurpadores. Sobre Elizarraga recae un pedido de destitución impulsado por el intendente de Pinamar, Martín Yeza.

COMENTARIOS