Milagro Sala

Milagro Sala: “Seguir detenida en un gobierno nacional y popular es muy doloroso”

La dirigente recibió en su casa a Evo Morales y aprovechó para expresar su disgusto con el gobierno por continuar presa

lunes 9 de noviembre de 2020 - 1:14 pm

Milagro Sala es una de las dirigentes kirchneristas que más tiempo lleva detenida. Desde enero de 2016, ha pasado tiempo tanto en la cárcel como en su domicilio, bajo el régimen de prisión domiciliaria, investigada (y en algún caso, condenada) por distintos hechos de corrupción durante el kirchnerismo.

Los ánimos de la dirigente condenada cambiaron cuando el kirchnerismo retomó el poder en diciembre de 2019 ante la esperanza de recuperar la libertad con el apoyo del nuevo gobierno. Sin embargo, a casi un año de la asunción del presidente, Alberto Fernandez, nada de eso ocurrió y, con el transcurso de los meses, cada vez que puede dejar ver su malestar.

En las últimas horas la ex líder de la agrupación Tupac Amaru volvió a aparecer en los medios luego de que el expresidente boliviano Evo Morales hiciera una parada, en su viaje de retorno a Bolivia, en la provincia de Jujuy para visitarla. La nota la dio Alberto Fernandez al no estar presente en el encuentro pese a que luego celebró un acto junto a Evo Morales antes de que cruzara la frontera a su país de origen.

“Somos presos políticos, si alguno quiere decir que tenemos una detención arbitraria o que le pongan el título que quieran, pero seguimos detenidos. Para mí, seguir detenida en un gobierno nacional y popular es muy doloroso“, sostuvo Sala este lunes, en declaraciones a El Destape Radio.

El viernes, la Justicia jujeña dispuso el cese de la prisión preventiva de Sala en el marco de la “megacausa” de esa provincia, pero la referente de la agrupación Tupac Amaru seguirá presa en su domicilio por la causa “Pibes Villeros”, en la que recibió una condena de 13 años.

En esa causa, a Sala se la encontró culpable de tres delitos: asociación ilícita, como jefa de una banda que desviaba plata de la construcción de viviendas; coautora de fraude a la administración pública, por un total de $ 60 millones que el Estado había depositado para realizar al menos 14 obras de programas lanzados por el Ministerio de Planificación Federal por entonces a cargo de Julio de Vido; y extorsión en concurso real, por las amenazas a cooperativistas.

Sobre su situación penal la dirigente manifestó que “no se tiene que naturalizar la prisión domiciliariaporqueno es nada agradable“.

COMENTARIOS