Salud

Cómo evitar infecciones vaginales

Consejos para cuidar la salud de esta zona

lunes 16 de noviembre de 2020 - 7:54 am

Mantener la vagina y la vulva saludables ayudará a prevenir infecciones y molestias. Los cambios inusuales en el flujo vaginal son una señal de que podría haber un problema.

Muchas experimentan infecciones vaginales incómodas (vaginitis) en un momento u otro. El área alrededor de la entrada a la vagina (vulva) también puede irritarse. Muchas veces los tratamientos caseros pueden empeorar la situación. Si notás algún cambio en el flujo vaginal o tenés una molestia o irritación, consultá con el ginecólogo.

Las infecciones vaginales ocurren cuando las bacterias, hongos u otros organismos crecen sin control. Algunos de estos organismos ya viven en la vagina y se mantienen en niveles saludables coexistiendo con otros organismos.

Los organismos infecciosos también pueden introducirse en la vagina por una higiene inadecuada o sexo sin protección. Seguí estas recomendaciones para mantenerla saludable:

– Hacete exámenes regulares

– Consultá al ginecólogo para revisarte y hacerte pruebas de Papanicolaou, que cambian según la edad.

– Usá preservativo. Es muy importante protegerse de las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados.

– Evitá usar geles y jabones con productos químicos. La vagina es un órgano autolimpiante. El uso de productos químicos agresivos, toallitas o duchas vaginales puede interrumpir su proceso normal.

Si es necesario, un jabón neutro está bien para los genitales externos. La mayoría de los productos comercializados para ayudar a sentirse u oler más limpias no están respaldados por evidencia científica y pueden conducir a otros problemas.

– Nunca ignores el sangrado posmenopáusico. Si alguna vez experimentás sangrado después de la menopausia, consulta al médico para una evaluación.

– Utilizá lubricantes naturales

– Los productos derivados del petróleo tampoco son válidos porque pueden desequilibrar el nivel de pH natural de la vagina. Los productos tienen que estar libres de parabenos, olores y sabores. Los ideales son a base de agua.

– Usá ropa interior transpirable. La de algodón es ideal. Tiene propiedades que absorben la humedad para limitar la cantidad que puede promover el crecimiento bacteriano.

– Cambiar rápidamente la ropa mojada también puede ayudar a limitar los problemas. Independientemente del tipo de ropa interior que te guste, asegurate de cambiarla a diario.

Fuente: Nosotras

COMENTARIOS