Bomba del día

Inesperado llamado entre dos “enemigas” de Juntos por el Cambio

La semana pasada, dos de las principales referentes de la oposición hablaron por teléfono tras casi un año sin dirigirse la palabras; ¿cuál fue la razón que motivó el llamado?

lunes 9 de noviembre de 2020 - 10:52 am

La coalición gobernante tiene sus fisuras internas, tal como queda a la vista casi a diario con voces que se contraponen públicamente sobre temas sensibles, como la reforma judicial o la toma de tierras. Otro tema que genera rispidez entre el ala albertista y el sector más cercano a la vicepresidenta, Cristina Kirchner, es el nombramiento del Procurador General de la Nación.

En el primer grupo impulsan la nominación del juez federal Daniel Rafecas -cuyo nombramiento podría avanzar con un previo acuerdo con sectores de la oposición-, mientras que del lado de Cristina quieren reformar la Ley del Ministerio Fiscal para que, entre otros ítems, el cargo que hoy ocupa de forma interina Eduardo Casal deje de ser vitalicio. Si se establece un plazo, para el oficialismo “pierde fuerza” la necesidad de contar con los dos tercios del Senado, una cifra que hoy no tiene.

Así como este tema generó una interna en el oficialismo, también hizo lo suyo entre los integrantes de Juntos por el Cambio. Quien se mostró convencida de que Rafecas es el “mal menor” y está dispuesta a acompañar su nombramiento es la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, quien se desmarcó así del rechazo que delineó el ex presidente, Mauricio Macri.

Carrió considera que Rafecas contendría la intención de Cristina de avanzar con el nombramiento de un representante de sus intereses judiciales. En ese contexto, “Lilita” llamó a la líder del PRO, Patricia Bullrich, con quien no se dirigían la palabra desde finales del mandato de Mauricio Macri. El llamado fue revelado por Jaime Rosemberg en La Nación.

“La llamó Lilita, como llamó a otros, para explicarle que iba a defender en los medios esa postulación”, explicó una incondicional de la exdiputada, retirada de la política en los papeles, pero muy activa en los hechos.

Sin embargo, el llamado no surtió el efecto esperado, ya que Bullrich continuó con sus cuestionamientos públicos a la intención de remover a Casal por parte del Gobierno.

“Quizás pasa otro año y siguen sin hablarse”, agregó la fuente cercana a “Lilita”.

COMENTARIOS