Salud

Trucos para favorecer el sueño de tu bebé

Ocho consejos para lograr un mejor descanso de la criatura y por ende de toda la familia

sábado 14 de noviembre de 2020 - 7:52 am

Es normal que el bebé tarde en dormirse, que llore al verse solo en su cuna y que se despierte a menudo. Para ello podés probar una serie de trucos para intentar que concilie el sueño y favorezca también el descanso de toda la familia.

1. Crear el ambiente idóneo. Ventilá su habitación un ratito antes de acostarlo y, luego, comprobá que la temperatura oscile entre los 22 y los 24º C.

2. Seguir siempre el mismo ritual para acostarlo. En el segundo semestre de vida el bebé empieza a entender las relaciones causa-efecto. Por eso, si practicás a diario la misma rutina antes de llevarlo a la cuna, podrá anticipar que ha llegado la hora de descansar. Esto le dará seguridad y así, confiado, conciliará antes el sueño.

3. Bañarlo. Puede ser uno de los pasos de la rutina, siempre y cuando compruebes que el contacto con el agua calentita le tranquiliza (a algunos los despierta).

4. Practicarle un masaje facial. Masajeale las sienes con movimientos circulares durante un minuto más o menos y seguí acariciándole la nariz suavemente de arriba a abajo, haciendo hincapié en el entrecejo, otro minuto.

5. Mecelo en brazos. Los vaivenes en brazos ayudan a acompasar su ritmo cardiaco y su respiración, lo que les predispone al sueño. Además, les hacen sentirse queridos y protegidos, sensaciones esenciales para superar la ansiedad por la separación, algo muy común en este segundo semestre de vida.

6. Cantarle. Al cantar liberamos endorfinas, unas hormonas que producen serenidad. Este estado de bienestar se da tanto en el que canta como en el que escucha. Por eso las canciones infantiles, como las de cuna, funcionan tan bien.

7. Succionar. Chupar les relaja y éste es el motivo por el que muchos se duermen al pecho, tomando la mamadera o con el chupete en la boca. No hay inconveniente en que lo hagan así. Si se despierta en mitad de la noche y le ofrecés alguna de estas posibilidades, seguramente volverá a dormirse enseguida.

8. Dormir en compañía. No hay nada que agrade más a los niños que sentirse acompañados. La mayoría prefiere dormir con alguno de sus padres o hermanos, pero otros se sienten reconfortados con un muñeco. Probá lo que mejor le vaya.

Fuente: Ser padres

COMENTARIOS