Elecciones en Estados Unidos

Los votos citadinos de Biden pesaron más que los periféricos de Trump

Alan Abud

Licenciado en Gobierno y Relaciones Internacionales y estudiante de Dirección de Negocios Globales. Escribe artículos de opinión sobre política nacional e internacional en su página de Instagram @minutocanciller_

viernes 6 de noviembre de 2020 - 12:45 pm

Aun cuando todavía no hay un claro ganador en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, los resultados publicados hasta el momento permiten plantear algunas reflexiones sobre lo sucedido en estos cuatro días que llevan los comicios.

Una cuestión para analizar y que no se alterará con los resultados que faltan por develarse es el alto apoyo del Partido Republicano en el interior de los estados y el de los demócratas en las principales ciudades. Basta con ver un mapa en el que se discrimine el voto por condado para ver que en la mayor parte los estados, haya ganado o perdido el Partido Republicano, su base electoral se encontró en las periferias ya que perdieron en aquellos en los que concentran las ciudades más importantes. Ohio y Texas son grandes ejemplos: pese a haber ganado con cierta holgura (teniendo en cuenta lo ajustado de los resultados en otros estados) se ve de gran manera cómo perdieron en las ciudades más importantes del estado. Esto da a entender que el discurso más conservador de Donald Trump impacta en el interior pero genera rechazo en las ciudades más grandes, cosmopolitas y, en la mayoría de los casos, multiculturales. Los republicanos tienen dificultades para persuadir el voto en las grandes ciudades. Este es un factor a tener en cuenta para el futuro del partido, deberán encontrar la forma de modificar su discurso para poder pisar con mayor fuerza en las ciudades más importantes pero manteniendo sus intereses y línea ideológica.

Esta cuestión requerirá de una solución a futuro para los republicanos ya que, si bien Donald Trump logró conseguir la victoria con el voto de la periferia, en muchos otros estados perdió a causa de la diferencia que sacaron los demócratas en las principales ciudades. Wisconsin, un estado en el que los republicanos perdieron por 20000 votos es ejemplo de ello. A pesar de haber ganado con amplitud en el interior, en los condados con las ciudades más importantes (Milwaukee y Madison) perdieron por una diferencia de 7 a 3 generando una distancia difícil de remontar solamente con el apoyo de los condados menores.

Caso contrario ocurre con los demócratas, su base electoral se encuentra en las grandes ciudades y es la masa de votos que acumulan allí la que les permiten hacerse de la victoria en los estados.

El siguiente mapa es muy claro en este asunto: a excepción de California, Nuevo México, Vermont, Massachusetts, Hawaii y Connecticut, en el resto de los estados predomina ampliamente el color rojo que representa los condados donde ganaron los republicanos. A primera vista uno pensaría que fue Donald Trump quien se impuso en los comicios dado la distribución territorial de su voto. Sin embargo, es el peso electoral de los “cuadrantes” azules (representan a los demócratas) los que terminan inclinando la elección a favor de Biden.

Una segunda cuestión a tener en cuenta es la composición de la base electoral de Trump. A contramano de los que muchos analistas y medios vaticinaron, el voto de la comunidad afroamericana aumentó: pasó de un 8% a más del 18% mientras que en Biden esa cifra se vio reducida un 2%. Caso similar ocurrió con la comunidad latina, se espera que en estas elecciones el voto a Trump sea del 33% cuando en 2016 el número fue del 26%. Estos últimos datos resonaron fuertemente y, aunque todavía es pronto para realizar un estudio profundo sobre el porqué de estos resultados, los primeros análisis alegan como causas a las políticas económicas y los buenos resultados que dieron hasta el inicio de la pandemia; la polarización de Trump al acusar a los demócratas de militar el socialismo y la extrema izquierda que caló hondo en el votante latino que emigro a EE.UU para huir de esas políticas; y la falta de militancia “puerta a puerta” de los simpatizantes de Biden a raíz del coronavirus. Algo que si realizaron los republicanos.

 

COMENTARIOS