Fuera de juego

El estremecedor relato de Van Basten por sus lesiones: “Recuerdo tener que gatear de la cama al baño”

El neerlandés dio una entrevista a propósito del lanzamiento de su biografía. Marco "culpa" a Cruyff por la insistencia de hacerlo jugar lesionado

miércoles 4 de noviembre de 2020 - 11:02 pm

Marco Van Basten presentará su autobiografía Basta. My life. My truth y en la antesala le brindó una entrevista al diario The Guardian. El neerlandés estremeció al mundo cuando relató todos sus padecimientos por las lesiones.

El delantero tuvo que retirarse en 1995, a la edad de 31 años, porque su físico dijo basta: “Fue realmente difícil porque pasé del más alto nivel en el fútbol al más bajo a nivel de felicidad personal”.

El tobillo derecho lo torturó durante toda su carrera, pero el recuerdo de una noche en el año 1994 es espeluznante: “Recuerdo tener que gatear desde la cama al baño y para olvidarme del dolor contaba los segundos que le llevaba el trayecto. El umbral de la puerta era lo peor porque tenía que pasarlos sin tocar porque el más mínimo roce me hacía morderme los labios para no gritar. Nunca llegué a ser más rápido que 120 segundos…”

Las paradojas de un sensacional futbolista, ganador de tres Balones de Oro y multicampeón con el Ajax y el AC Milan. El “culpable” de su lesión fue Johan Cruyff en los tiempos que coincidieron en el equipo de Ámsterdam en 1986.

“La primera lesión fue en aquel diciembre y nunca me recuperé. Johan habló con el doctor y le dijo que yo tenía un problema pero que no empeoraría y que podría jugar. Yo ya tuve la sensación de que algo no iba bien pero hice un trato con él en el que me dijo que podría saltarme entrenamientos y alguna competición, pero que tendría que estar sí o sí en Europa pasase lo que pasase”, recordó sobre aquel acuerdo.

Sin embargo, Van Basten no le guarda rencor a Cruyff ni mucho menos. Tampoco se queja de su corta carrera. “Podría haber tenido los problemas antes de comenzar como les pasa a otros. Si me comparo con eso yo he tenido mucha suerte, al menos tuve 10 años de experiencia que me cambió la vida”, agradece.

Dos Champions League, dos Supercopas de Europa y dos Intercontinentales; Van Basten ganó todo en 13 años de carrera. Pero tal vez el título más importante haya sido la Eurocopa 1988, donde se despachó con un golazo de volea en la final ante la URSS, por ser la única que obtuvieron los Países Bajos.

Hoy, con 56 años, Van Basten disfruta de su familia alejado de los campos de juego: “Tengo buenos hijos, dos nietos, una buena esposa y tengo mis negocios además de trabajar para la televisión hablando de fútbol. Estamos sanos y estoy disfrutando de la vida aunque esté limitado. No puedo jugar al fútbol o tenis pero sí al squash y lo agradezco”.

COMENTARIOS