Salud

Alimentos que no debés darle a tu perro

Algunos de los más peligrosos para tu mascota

martes 10 de noviembre de 2020 - 7:39 am

Luego de una larga comida, puede que sientas compasión por tu perro, quien estuvo todo el tiempo junto a la mesa, mirándote devorar mientras él tiene para comer las mismas croquetas todos los días. La realidad es que puede ser muy peligroso alimentar a tu mascota con comida para humanos, pues hay muchos que pueden hacerles mal.

Su metabolismo funciona de una forma totalmente diferente al humano. A continuación, algunos de los que por ningún motivo deberías convidarle.

Chocolate: puede causar vomito, diarrea y daños en el corazón y el sistema nervioso. El más peligroso es el puro y oscuro, que en pequeñas cantidades es venenoso para el perro.

Alcohol: el etanol que contiene genera letargo, vomito, falta de coordinación, dificultad para respirar e inclusive coma o muerte.

Palta: contiene Persin, una toxina que es inofensiva para los humanos, pero para los perros es bastante dañina. Causa diarrea, vómito y problemas de corazón.

Semillas: las de manzana, cereza, durazno y otras frutas pueden generar cianuro una vez son digeridas. Esto solo es dañino cuando son ingeridas grandes cantidades y cuando el perro ha masticado las semillas, pero aun con esas circunstancias es mejor prevenir.

Huesos cocinados: pueden romperse y generar astillas que hacen daño al sistema digestivo. Los huesos sin cocinar son más recomendables, pero siempre debe supervisarse a la mascota.

Comida para gatos: la comida para mascotas no es universal. La de gato contiene altos niveles de proteína y grasa que el organismo del perro no puede digerir con facilidad.

Café: las toxinas del café y el chocolate son similares. El café contiene xantina, que una vez consumido por el perro puede generar problemas de corazón, pulmones, riñones y del sistema nervioso.

Pescado: el salmón y la trucha crudos pueden ser peligrosos dado que pueden tener un parasito llamado Nanophyetus salmincola, que a su vez puede contener una bacteria llamada Neorickettsia helmintoeca, que puede llegar a ser fatal. Si le ofrecés pescado cocinado, no hay riesgo de contraer el parasito.

Cebolla: sin importar su presentación o la forma en que esté cocinada es altamente peligrosa. Puede generar anemia y daños en las células rojas. Inclusive es aún más dañina en gatos.

Ajo: es considerado beneficioso para los perros en ciertas cantidades, pero la ingesta de grandes porciones pude ser peligroso por su relación lejana con las cebollas.

Uvas: contienen una toxina que puede causar daño en el hígado y generar fallas en los riñones, llevando incluso a la muerte.

Leche: tomá por cierto que tu perro es intolerante a la lactosa. Aunque muchos la consideran inofensiva, el estómago de tu mascota no lo toma de la misma forma. Ingerirlo puede generar diarrea y otras complicaciones en el sistema digestivo.

Marihuana: el sistema de los perros no recibe bien la marihuana, generando daños en el sistema nervioso, el corazón e inducir vomito.

Azúcar: ya sea en su estado puro o todos los alimentos que pueden contenerla. Parecido a su efecto nocivo en grandes cantidades al cuerpo humano, los perros pueden desarrollar problemas dentales, obesidad y diabetes.

Queso azul: aunque ya está claro que los productos con lactosa no caen bien en su estómago, el queso azul puede ser mucho más nocivo. Contiene roquefortina C, que causa vomito, diarrea, temblores, aumento de la temperatura e incluso ataques.

Hojas de tomate: las hojas de la planta de tomate contienen oxalato, que puede afectar el sistema digestivo, nervioso e incluso urinario.

Alimentos libres de azúcar: para compensar el sabor del azúcar contienen xilitol, que genera la producción de insulina en muchos animales. Esto significa letargo, vomito, perdida de coordinación y puede conducir a la muerte.

Nueces: con grandes cantidades de aceites y grasas naturales, son poco recomendables. Su consumo constante puede generar molestias como diarrea y vomito e incluso llegar a dañar el páncreas.

Cítricos: en grandes cantidades puede alterar el sistema digestivo e incluso afectar el sistema nervioso. Aunque en pequeñas cantidades es inofensivo, de igual forma puede tener malestar en el estómago.

Fuente: Descubre

COMENTARIOS